¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

Mi perro está deprimido y no quiere comer: qué hacer

Un perro sufriendo depresión

Los perros también se deprimen.

© Soloviova Liudmyla / Shutterstock

Al igual que las personas, los perros se pueden deprimir. Pero, afortunadamente, existen muchas formas de ayudarlos.

Por Dra. Liz Barton, veterinaria miembro del 'Royal College of Veterinary Surgeons' (MRCVS) del Reino Unido

Publicado el 15/4/21 20:01

La depresión clínica en las personas es una enfermedad mental muy reconocida. Se diagnostica haciendo una serie de preguntas sobre sentimientos, emociones y comportamientos. Además, se presenta de muchas formas: bajo estado de ánimo, sentimientos de desesperanza, poca autoestima, falta de energía, cambios en el apetito y problemas para dormir.

Debido a que no podemos hacerles las mismas preguntas a los perros, no se sabe si experimentan la depresión de la misma manera que las personas. Sin embargo, hay circunstancias en las que el comportamiento de un perro parece reflejar la depresión clínica humana. Los perros pueden volverse retraídos e inactivos, con cambios en sus hábitos alimenticios y de sueño. También, pueden manifestar pocas ganas para jugar o disfrutar de sus paseos.

Estos síntomas, sin embargo, también pueden significar que un perro tiene un problema médico, por lo que el primer curso de acción siempre debe ser un chequeo completo por parte de un veterinario. Una mascota que se deprime y ya no quiere salir a pasear podría simplemente tener dolor debido a la artritis o, si no come o jadea mucho, es posible que tenga fiebre.

¿Por qué mi perro está deprimido y no come?

Si el veterinario descarta la posibilidad de un problema médico, un cambio de comportamiento puede sugerir que tu perro parezca deprimido y deje de comer. Se cree que los perros pueden experimentar dolor, soledad, aburrimiento, estrés, ansiedad y miedo, y esto logra afectar su apetito. También son seres de hábitos marcados y sensibles a los cambios en su rutina, entorno y grupo social. Los perros también suelen absorber nuestro estado de ánimo y emociones si estamos sufriendo, lo que es capaz de afectar su propio estado de ánimo.

Los perros pueden volverse retraídos, exhibir bajos niveles de actividad, perder interés en las cosas que antes disfrutaban y cambiar sus hábitos de alimentación y/o sueño. Algunos perros también pueden mostrar signos de ansiedad o agresión, incluidos aullidos o lloriqueos e inquietud.

¿Los perros pueden tener depresión?

Los perros pueden mostrar los mismos comportamientos que las personas que tienen depresión. Si la causa no es médica, es posible que estén sufriendo algún problema relacionado con su salud mental. La depresión en las personas se diagnostica respondiendo una serie de preguntas sobre sentimientos y emociones. Dado que no podemos hacer lo mismo con los perros, no es posible diagnosticar la "depresión" de la misma forma. Entonces, una vez que se descartan todas las demás causas, y particularmente si hay cambios importantes en la vida del perro (como un duelo), se considera que están experimentando síntomas de depresión. Sin embargo, tiende a ser por menor tiempo y menos grave que en las personas.

¿Cómo animar a un perro deprimido?

Si tu perro parece deprimido, es muy importante que lo revise un veterinario para asegurarse de que no haya un problema de salud. En caso de que no sea algo así, trata de aumentar el tiempo que pasas con él, dale alguna golosina o regalo y llévalo de paseo. Esto debería ayudar y mejorar su estado de ánimo.

¿Cómo ayudar a un perro con depresión?

Si tu perro parece deprimido, puedes intentar lo siguiente :

  • Aliméntalo con comida sabrosa, caliente y con tu mano si tiene poco apetito.
  • Ofrécele juguetes que ya conoce y nuevos para jugar.
  • Realiza paseos frecuentes con él y hazle conocer nuevos caminos.
  • Haz que interactúe con otros perros y personas, especialmente si está familiarizado con ellos.

Señales de que un perro tiene depresión

La depresión provoca un cambio de humor. Si tu perro no parece igual y actúa raro, si deja de disfrutar de las cosas que normalmente le gustan, como el tiempo de juego o la comida, es posible que tenga un estado de ánimo bajo o depresión.

Cuestionarios para saber si tu perro está deprimido o triste

Los síntomas de la depresión y la tristeza en los perros no son específicos y pueden indicar varios problemas de salud. Por ello, no se recomienda hacer un diagnóstico inicial de un problema de conducta desde casa. Si un veterinario descarta una razón médica, hay cuestionarios que se pueden utilizar para controlar los cambios de comportamiento de tu perro a lo largo del tiempo. Estos pueden determinar lo que le está afectando y las cosas que lo ayudarán a sentirse mejor.

Remedios homeopáticos para la depresión del perro

Una vez que se haya descartado un problema de salúd en tu perro, es posible que desees probar terapias alternativas. No existen ensayos clínicos que demuestren el beneficio de los remedios homeopáticos en personas o perros. En las personas, las terapias de conversación y el ejercicio son la base de un tratamiento no médico eficaz. A tu perro intenta proporcionarle compañía y mucho aire fresco y ejercicio para ayudarle a mejorar su estado de ánimo.

Perro deprimido por la llegada de un perro nuevo en la familia

Los perros se sienten a gusto con la rutina y sabiendo su lugar en un hogar. Llevar un perro nuevo puede hacer que se sienta inquieto y curioso, ya que cambiará su día a día, al igual que su lugar en la familia.

Algunos perros se adaptan rápidamente a esto, pero a otros les puede llevar más tiempo. A menudo, suele ser un nuevo cachorro que ingresa a una familia donde ya hay un perro adulto.

A los cachorros les encanta jugar y pueden ser bulliciosos y molestar a un perro mayor, el cual quizás intente tratar de mantener la calma lejos de un cachorro. En ese caso, puede que no se trate de depresión, sino que busca evitarlo.

Si piensas sumar a un nuevo amigo canino, trata de mantener la rutina de tu perro lo más similar posible, asegúrate de que se sienta seguro en su espacio y trata de pasar tiempo con los dos mientras se adaptan.

Sin embargo, la llegada de un perro nuevo a tu casa puede hacer también que un perro deprimido se entusiasme, recupere su estado de ánimo y tenga una vida mejor. Esto es especialmente cierto si es el duelo y la pérdida de un compañero lo que ha provocado su mal humor o baja autoestima.

¿Cuándo hablar con un veterinario?

Si tu perro ha comenzado a disfrutar poco de aquellas cosas que solían ser sus favoritas, tiene dificultades para calmarse, ladra mucho o muestra cambios drásticos en su apetito, es importante que un veterinario lo revise en busca de alguna enfermedad.

Si el problema es de comportamiento, el veterinario podrá orientarte y aconsejarte sobre la mejor forma de ayudar a tu perro. En caso de que esto no funcione al cabo de algunas semanas, lo cual rara vez pasa, se pueden recetar antidepresivos para perros.

Los consejos publicados en Wamiz tienen una finalidad informativa y nunca deben ser utilizados como un sustituto a la consulta con un veterinario o especialista de la salud.