¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

Sarna en perros: causas, síntomas, contagio y tratamiento

xxxxxx

La sarna afecta la salud de los perros.

© Alice Mary Herden / Shutterstock

La sarna es conocida también como escabiosis y se contagia por contacto directo con un perro portador.

Por Dr. Gabriel García, veterinario y redactor médico en la sección 'Mascotas' del periódico EL TIEMPO

Actualizado el

La piel es el órgano más extenso de los seres humanos y también de los perros. No solo eso, sino que la piel es una barrera protectora que impide que muchos agentes externos —dentro de los cuales podemos encontrar la temperatura (frío o calor), agentes tóxicos (detergentes, jabones, químicos, etc.), entre otros— agredan a tu perro y ocasionen enfermedades.

Sin embargo, existen unas patologías que causan un daño importante en la piel de tu perro y que de no ser tratadas a tiempo no solo afectarán la parte estética de tu mascota, sino también su salud. La sarna es una de ellas.

¿Qué es la sarna?

La sarna también puede ser conocida en algunos lugares del mundo como escabiosis. El término sarna es empleado por la mayoría de los tutores de mascotas para describir cualquier tipo de afección en la piel de sus perros, sin importar cuál sea el agente causante.

Es decir, es el primer diagnóstico que los amos hacen al ver los síntomas característicos en sus perros. Sin embargo, se debe profundizar más allá del término. Porque a pesar de ser empleado correctamente, la sarna puede tener diversos orígenes.

En conclusión, la palabra sarna se usa para describir la enfermedad y el conjunto de signos y síntomas que esta causa en la piel de tu mascota.

Causas de la sarna en perros

La sarna, una enfermedad dermatológica, es producida por diferentes especies de ectoparásitos (parásitos externos): los ácaros.

Estos parásitos son similares a las arañas (ya que pertenecen a los artrópodos) y, además, son habitantes normales de ambientes como jardines u hogares.

De esta manera, es fácil encontrarlos en plantas, cobijas, tapetes, camas, cojines u otros elementos al interior de casa sin que causen problema alguno en la piel de tus mascotas, la tuya o la de tu familia.

Ácaros en perros

Las principales especies de ácaros que podemos encontrar en los perros son:

  • Demodex canis
  • Sarcoptes scabiei
  • Pneumonyssoides caninum
  • Otodectes cynotis
  • Cheyletiella spp.
  • Notoedres cati

Si bien los últimos tres parásitos están más presentes en los gatos, también pueden llegar a afectar a los perros e incluso a los seres humanos.

Como podrás darte cuenta, los microorganismos causantes de la sarna en los perros son diversos, de ahí que sea importante acudir con el médico veterinario de confianza para un diagnóstico y tratamiento oportunos.

Tipos de sarna en perros

Cada especie de ácaro produce un tipo diferente de sarna. Aunque los síntomas pueden ser muy similares entre unas y otras, existen cosas que los diferencian y que pueden ayudar en el diagnóstico.

  • Sarna sarcóptica

Es la sarna más común en los perros de todo el mundo, a pesar de que no es un habitante normal de la piel del perro.

Como se puede intuir del nombre, esta es producida por el Sarcoptes scabiei. Este parasito se reproduce fácilmente y, además, puede contagiarse al ser humano, por lo que si tu perro es diagnosticado con este parásito, tienes que extremar las medidas de higiene en el hogar.

La principal diferencia con los demás tipos de sarna es que produce comezón exagerada, por lo que los animales pueden arrancarse el pelo y hacerse lesiones con facilidad. Las lesiones se diseminan con facilidad por todo el cuerpo del animal. 

  • Sarna demodécica

Conocida también como demodecosis, demodexia, sarna demodéctica o sarna roja (por el enrojecimiento característico de los perros que la padecen), es —como su nombre lo dice— producida por el Demodex canis. Este es uno de los tipos de sarna más comunes en los perros ya que el parásito se encuentra mundialmente distribuido y es un habitante normal de la piel.

¿Cuándo comienza a hacer estragos la sarna demodécica?

Los perros en buen estado de salud logran protegerse de las lesiones que este parasito produce. Además, la reproducción en perros sanos se puede controlar. Los problemas aparecen cuando los animales tienen episodios de bajas defensas (por fiebre, enfermedades, desnutrición, alergias, e incluso durante el parto).

En esas ocasiones, el sistema inmune de tu perro se encuentra vulnerable y el parásito se reproduce de forma no controlada.

¿Qué tipo de lesiones produce la sarna demodécica?

Las lesiones dependerán de qué tan bajo de defensas esté el perro. Las lesiones pueden estar localizadas principalmente en la zona de la cara y las orejas o en las patas o el lomo.

Las lesiones en las patas, conocidas como pododermatitis, se presentan solo en los miembros anteriores o posteriores y de preferencia en los espacios interdigitales. 

Las lesiones generalizadas aparecen cuando el estado inmunitario del animal es muy bajo y presenta lesiones en 5 o más áreas del cuerpo.

  • Sarna otodéctica

Este tipo de sarna es mucho más frecuente en los gatos que en los perros, aunque los perros pueden también sufrir por los estragos de este parásito, el Otodectes cynotis.

Algunas personas la llaman “la sarna blanca de la oreja” debido a que el parásito es de color blanquecino y se encuentra dentro de la oreja o los oídos de los animales. Allí puede producir, entre otros efectos, una otitis característica.

  • Sarna cheyletiella

Quizá es más frecuente en gatos que en perros, aunque se puede transmitir con facilidad a los caninos e incluso a los humanos. Es causada por diferentes especies del ácaro Cheyletiella spp., y se conoce vulgarmente como “la caspa caminante” debido a la coloración del parásito ya que es fácil observarlo desplazándose por la piel y el pelo de los animales.

  • Sarna pneumonyssoides

Gracias a su nombre, es fácil identificar el agente causante: el Pneumonyssoides caninum. Y también identificar la localización y el tipo de lesiones que causa: principalmente en la nariz. Notarás que tu perro tiende a estornudar frecuentemente y tiene abundante secreción nasal llegando incluso a tener hemorragias.

  • Sarna notoédrica

Se inicia principalmente en la cabeza del animal afectado, con especial afinidad por las orejas, y luego puede extenderse con facilidad a otras localizaciones e incluso producir lesiones en todo el cuerpo del animal.

¿Cómo se contagia la sarna en perros?

Para que el perro se contagie debe tener una alteración que haga que el sistema inmune del animal no funcione adecuadamente.

La forma de contagio es a través del contacto directo con algún otro animal portador, con algunos elementos con los que un animal portador haya tenido contacto o incluso con algún objeto como cobijas, camas, entre otros.

En conclusión, para que tu perro empiece a manifestar síntomas de enfermedad o sea más vulnerable, debe tener una condición de baja de defensas.

Es a partir de esto que los animales se vuelven susceptibles a los parásitos y la reproducción descontrolada de estos microorganismos empieza a causar estragos.

¿La sarna en perro se contagia a humanos?

Esta enfermedad de la piel está clasificada como una enfermedad zoonótica; es decir: se puede transmitir de los animales al ser humano.

Sin embargo, vale la pena aclarar que no todos los ácaros producen enfermedad en el hombre, lo cual puede también ayudar en el diagnóstico del origen de la patología.

Agente causal 

Contagia al hombre

Sarcoptes scabiei 

Otodectes cynotis

Cheyletiella spp. 

Notoedres cati

Pneumonyssoides caninum

No

Demodex canis

No

Síntomas de la sarna en perros

Si bien los agentes causales son diversos, las lesiones que estos producen son muy similares entre ellas. Por lo general, los perros que tienen algún tipo de sarna manifestarán:

  • Inflamación y enrojecimiento de la piel.
  • Comezón y ardor de la piel. Esto puede presentarse más frecuentemente en horas de la tarde o la noche y es debido al movimiento del parásito sobre la piel del perro.
  • Zonas desprovistas de pelo en la zona afectada o de forma generalizada (por todo el cuerpo).
  • Mal olor de la piel y el pelo. Este signo no cesa aun cuando bañes con frecuencia a tu perro.
  • Mala apariencia de la piel y el pelo del perro: la piel puede verse acartonada, gruesa y con presencia de costras.
  • Presencia de zonas abultadas en la piel y de tonalidad roja.
  • Descamación más frecuente de lo normal.
  • Rascado constante: los animales no suelen controlar el efecto y pueden lesionarse la piel, produciendo sangrados. Adicionalmente, en búsqueda de calmar un poco la comezón, empezarán a morder las zonas afectadas o a frotarse contra objetos o el suelo.
  • Los animales se notan decaídos, desanimados e inapetentes. Por este motivo, el animal puede bajar repentinamente de peso, haciéndose aún más susceptible al ataque de los ácaros.
  • Puede haber manifestaciones respiratorias como hemorragias, secreciones, estornudos o tos frecuente.

No existe una forma secuencial de presentación de los síntomas, aunque por lo general se puede observar la aparición de zonas desprovistas de pelo y abultadas en las primeras etapas, lo cual irá acompañado de aumento de temperatura en la zona y lamido o rascado excesivo.

Diagnóstico de la sarna en perros

Una vez observado uno o más síntomas de los mencionados, es importante acudir al médico veterinario cuanto antes.

Las lesiones pueden avanzar de forma rápida y un tratamiento oportuno puede evitar muchos problemas e incomodidades a tu perro.

Ya en el consultorio, el médico veterinario puede guiarse por la ubicación de las lesiones y también sugerir un raspado de piel para clasificar el tipo de parásito que está causando las lesiones.

Adicionalmente, la veterinaria moderna cuenta con herramientas como el diagnóstico a través de la observación de los parásitos (o sus huevos) mediante un microscopio o incluso muestras de sangre para la detección de anticuerpos.

Tratamiento de la sarna en perros

El tratamiento dependerá siempre del diagnóstico y de qué tan avanzada estén las lesiones en el animal.

Actualmente, en el mercado es posible encontrar diferentes opciones de tratamiento, las más comunes son:

  • Antiparasitarios: principalmente acaricidas que se pueden encontrar para administración oral (jarabes o pastillas), tópica o incluso a través de lociones, jabones o champús.
  • El médico veterinario también podrá sugerir el uso de analgésicos (para ayudar a calmar la comezón), antiinflamatorios (para evitar el enrojecimiento y abultamiento de la piel y las lesiones) e incluso antibióticos (para evitar contaminaciones secundarias de las lesiones causadas por bacterias).
  • En el caso de los parásitos que se ubican al interior de la oreja y el oído, se puede instaurar un tratamiento con lociones especializadas para esta área.
  • También se pueden sugerir tratamientos encaminados a mejorar las defensas, suplementar nutricionalmente y mejorar la condición física del animal.
  • En el mercado también existe una inyección para el tratamiento de la sarna; sin embargo, muchos veterinarios no recomiendan su uso porque los medicamentos (ivermectina, moxidectina o milbemicina) pueden ser muy fuertes para un animal que no se encuentra en condiciones inmunológicas adecuadas, por lo que la inyección puede traer efectos adversos como náuseas y vomito, diarrea o estreñimiento, fiebre, perdida del apetito, entre otros.

Remedios caseros para la sarna en perros

Los remedios no irán encaminados a curar la sarna pero sí a reducir los signos y síntomas, permitiéndole al animal una recuperación más rápida.

Los remedios caseros deben ser sugeridos por un médico veterinario y deben ir de la mano con un tratamiento médico recetado.

Dentro de los tratamientos que puedes hacer en casa están:

  • Baños

Con jabones especializados para el cuidado de la piel como los medicados para la piel de los bebés o jabones con azufre medicinal. Al momento del baño, usa agua tibia, guantes de látex, no frotes mucho las lesiones y retira muy bien el jabón al finalizar para evitar que quede cualquier rastro de él.

  • Masajes

Pueden ser realizados con aceite de oliva u otro aceite medicinal (como lavanda, tomillo, entre otros). Los masajes ayudarán a tu perro a evitar la comezón y el dolor de las heridas y, además, reforzarán el vínculo con tu perro. Estos se pueden realizar dos veces al día.

  • Tratamientos herbales

La medicina alternativa cuenta con numerosas plantas o productos que funcionan como antisépticos, antiinflamatorios, relajantes naturales y que además favorecen la recuperación rápida de la piel.

Los principales son el ajo, la avena, el limón, el ajenjo (altamisa), la manzanilla, el aloe vera, la melaleuca, la limonaria, entre otros. Se pueden aplicar en forma de aceites para masajes, infusiones o directamente mezclados con la comida del animal.

  • Yogurt natural

Ayuda en la recuperación de las lesiones de la piel y también favorecerá que tu perro no tenga tantas incomodidades por el dolor.

Como siempre, te recomendamos no automedicar a tu perro y, por el contrario, hablar directamente con tu médico veterinario para que sea él quien sugiera el tratamiento de tu mascota.

Los tratamientos caseros no curan del todo la sarna, sino que son una terapia de soporte y de ayuda para la recuperación de las lesiones.

Prevención de la sarna en perros

Los parásitos se aprovechan de las malas condiciones de salud e higiene de tu mascota y los entornos en los que estas conviven. Por esto, las recomendaciones para prevenir la sarna son:

  • Aseo: baños frecuentes (una vez al mes) con productos especializados para mascotas y también cepillados frecuentes.
  • Higiene de orejas y oídos: deben hacerse cada mes, preferiblemente, y haciendo uso de lociones especializadas para esta delicada zona de tu perro.
  • Higiene periódica de camas, cobijas, collares, cojines, juguetes, etc.
  • Una adecuada alimentación y suplementación nutricional de la mascota para que la piel y el pelo estén sanos y el sistema inmune funcione siempre bien.
  • Evitar el contacto con animales que presenten lesiones en la piel o en el pelo. En caso de que nuestro perro sea el que esté padeciendo la enfermedad, es importante restringir el contacto con otros animales u otras personas.
  • Tener siempre actualizado el esquema de vacunación y desparasitación (interna y externa) de nuestra mascota.
  • En algunas ocasiones se sugiere hacer un corte de pelo alrededor de las zonas afectadas para que los tratamientos tópicos sean más eficaces.
  • Nunca automediques a tu mascota y tampoco emplees elementos como aceite previamente usado en la cocina o en los carros, esto puede exacerbar las heridas.

También te puede interesar:

Los consejos publicados en Wamiz tienen una finalidad informativa y nunca deben ser utilizados como un sustituto a la consulta con un veterinario o especialista de la salud.

Deja un comentario
0 comentarios
Confirmación de la eliminación

¿Estás seguro de querer borrar este comentario?

Conéctate para comentar