¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

¿Cómo bañar a un gato correctamente?

Gato bañado y mojado cubierto de toallas

Lo gatos no son muy amigos del agua.

© KDdesignphoto / Shutterstock

Aquí algunos consejos para bañar a un gato, ya sea bebé, adulto o callejero. Y si tienes suerte, sin que te rasguñe.

 

Por Dr. Gabriel García, veterinario y redactor médico en la sección 'Mascotas' del periódico EL TIEMPO

Publicado el 24/6/21 3:36

Llega la hora de bañar a tu gato: él sale despavorido, se esconde en cualquier lugar oscuro, debajo de la cama, detrás del sofá, en el clóset o debajo de la mesa, para luego ponerse agresivo o nervioso cuando ve cerca el agua.

Si esta escena te parece familiar y te sientes identificado, es muy probable que el siguiente artículo sobre el baño en gatos te sea de gran ayuda para evitar que la hora de bañar a tu minino se convierta en una experiencia traumática para él y para ti.

¿Se debe bañar a un gato?

Los felinos domésticos son animales extremadamente aseados, les cuesta un poco cambiar de rutinas y, además, no suelen realizar actividades físicas exigentes o regulares. No acostumbran a estar en espacios exteriores lejos de casa, ni tampoco suelen revolcarse en el pasto o en el suelo si este está sucio, por lo cual con el aseo delicado que ellos frecuentemente realizan con su lengua y con su saliva, les basta y les sobra.

Sin embargo, en muchas ocasiones necesitan una ayuda extra para que tengan buen olor, recobren el color original, eliminen el exceso de pelo y se sientan mimados. Para todo lo anterior, está la hora del baño.

¿Con qué frecuencia se debe bañar a un gato?

Al igual que sucede con los perros, la frecuencia del baño dependerá principalmente de la raza, ya que esta determina la cantidad de pelo, aunque también pueden influir condiciones patológicas como lo son la presencia de diarrea, sangrado, uso de medicamentos, problemas de piel, etc., o algunas de tipo meteorológico como excesivo calor.

En ese orden de ideas, la frecuencia del baño dependerá de la raza, el tipo de pelo y también qué tan a menudo se ensucie. Además, si tu gato suele realizar actividad física o permanecer largos periodos de tiempo expuesto al sol, deberás bañarlo con más frecuencia debido al sudor.

Frecuencia del baño en razas de gatos de pelo largo y corto

Razas de pelo largo como el persa, himalayo, maine coon, entre otras, pueden requerir baños mensualmente, mientras que razas de pelo corto como el azul ruso, bengalí, siamés, criollo, entre otras, lo necesitan con menos frecuencia y pueden tomar una ducha cada tres o seis meses.

Gatos bebés: ¿desde qué edad se puede bañar a un gato?

El primer baño de un gato puede realizarse a partir del tercer mes de edad. Es en esa edad en la que será más apto para relacionarse con el agua, su piel y su pelo recibirán de mejor manera los productos como champú, jabón, etc., y pueden ser más manejables.

Antes de esta edad, las madres e incluso ellos mismos pueden acicalarse de manera efectiva sin requerir de nuestra ayuda.

Lo ideal es ir acostumbrando a tu gato desde temprana edad para que ya en la edad adulta no sea una experiencia traumática para él y la recuerde de manera positiva.

¿Es necesario bañar a tu gato siempre?

No, en muchas ocasiones los tutores de gatos domésticos solo quieren mejorar la apariencia del pelaje pero no existe una razón de fondo para bañar al gato. La recomendación en este aspecto es que no se necesita bañar completamente al gatito.

Para evitar bañarlo con tanta frecuencia, lo ideal es que hagas del cepillado una rutina diaria, esto evitará que se formen nudos y también ayudará a eliminar la suciedad y objetos extraños en el pelo o la piel.

Bañar a un gato en seco

En el mercado ya existen productos como baños secos, talcos para usar durante el cepillado o incluso se puede limpiar con una toalla humedecida con agua jabonosa. Ellos tolerarán de igual forma todas esas acciones y será más saludable para ellos y para la calidad de su pelo. Cuando bañas a tu gato con frecuencia, la grasa corporal normal que tienen la piel y el pelo se pueden perder, dando lugar a susceptibilidades y afectaciones por alteración del manto.

¿Puedes usar productos de humanos para bañar a tu perro?

Definitivamente no. El pH de la piel del gato oscila entre 7.0 y 7.5 y el pH de nuestra piel se encuentra entre 5.0 y 5.5. Adicionalmente, la piel de tu gato es mucho más sensible a infecciones bacterianas o parasitarias, por lo cual muchos de los productos que se encuentran en el mercado son exclusivos para evitarlas y proveer salud al pelaje. 

Cuando se usan productos humanos, el pelo puede verse opaco, reseco, generar caspa o caerse con más frecuencia.

¿Cómo acostumbrar a tu gato a bañarse?

Esta es una tarea que requiere de mucha paciencia y dedicación. No todos los gatos reciben la hora del baño de la misma forma o no están acostumbrados a ella, más aún cuando son animales adultos, rescatados o que han tenido malas experiencias con el agua.

Para ir adaptándolos, puedes empezar por hacer un baño general con una toalla o trozo de tela humedecido en agua jabonosa, para posteriormente ir acostumbrándolo a tener contacto con el agua.

Estos primeros contactos deben ser siempre progresivos y nunca forzados: primero las patas, luego el lomo y, finalmente, todo el cuerpo. 

Recuerda que ante cualquier señal de nerviosismo o estrés, el gato puede tornarse agresivo, por lo que deberás tener precauciones como uso de guantes u otros elementos para evitar ser rasguñado o mordido por él.

Las mejores herramientas para empezar a acostumbrar a tu gato al agua son la paciencia y el cariño.

Consejos para bañar a un gato por primera vez

Deberás tener en cuenta ciertos aspectos y, además, tener listos todos los elementos necesarios para que no tome más tiempo del estrictamente necesario y le des la oportunidad a tu gato de arrepentirse de la experiencia.

  • La hora del baño debe tomar lugar cuando tu gato esté tranquilo, preferiblemente luego de haber jugado para que su energía esté reducida. Recuerda transmitirle calma hablando con un tono suave y evitando cualquier experiencia molesta como ruido de secadoras, chorros de agua muy fuertes, aromas intensos, etc.

  • Hazlo en un lugar que quede preferiblemente alto como un lavadero, sobre una mesa o un lavamanos, para que no tengas que estar inclinado en posiciones molestas o que quedes muy expuesto en caso de que el gato se muestre nervioso o agresivo.

  • Teniendo en cuenta que es hora del baño, aprovecha el tiempo para cepillar el pelo y evitar nudos, cortar las uñas e incluso hacer una revisión del estado general de la piel y el pelo del animal.

  • Ten a la mano todos los elementos necesarios: jabón, champú, toalla, cepillo de pelo, cepillo de dientes, etc. En caso de necesitar baños antiparasitarios, la recomendación es que hagas uso de guantes de protección para evitar el contacto de los pesticidas con tu piel. Además, deberás enjuagar con extremo cuidado la piel y el pelo con el fin de retirar cualquier residuo que pueda ser tóxico.

  • Realiza el baño en una superficie poco profunda que alcance solamente a cubrir un tercio o menos de las patas del minino. Cuando ellos se sienten muy sumergidos, pueden mostrarse nerviosos y alterados con facilidad resultando en episodios de agresividad.

Bañar a tu gato paso a paso

Algunas personas suelen introducir algodón en las orejas del gato para evitar el ingreso de agua. Esto solo se recomienda cuando el gato está completamente acostumbrado, ya que las orejas pueden ser una zona molesta para ellos y pueden disgustarse.

La temperatura del agua es fundamental. Si el agua está muy fría o muy caliente, esto hará que tu gato no disfrute la hora del baño y complicará tu labor. Idealmente, el agua debe estar tibia, o sea, entre 28 ° y 40 °C. La temperatura ideal es 35 °C.

Nunca uses una manguera, agua a presión o grandes cantidades de agua ya que esto asustará a tu mascota.

El jabón y el champú deben aplicarse primero del cuello hacia atrás. La cabeza debe ser lo último que debe enjabonarse y lo primero que debe lavarse ya que es el área que más molesta a tu mascota.

El agua y el jabón nunca deben estar en contacto directo con los ojos, la nariz, la boca o las orejas del gatito.

Luego de enjabonar muy bien todas las zonas, se debe eliminar completamente cualquier residuo de jabón o champú con abundante agua para evitar problemas de caspa, hongos o irritaciones.

El lavado de dientes también hace parte de la rutina de aseo de nuestra mascota y puedes hacerla durante el baño general. Recuerda usar productos especializados para mascotas y un cepillo de cabeza pequeña y cerdas suaves.

Seca a tu gato muy bien para evitar futuros problemas de piel. Lo ideal es secarlos con una toalla y no con un secador de pelo, ya que este, aparte de asustar a tu gato, puede producir quemaduras si se emplea incorrectamente.

Si hiciste uso de algodones al interior de las orejas, es hora de retirarlos. Posteriormente, puedes limpiarlas con la ayuda de una gasa o un trozo de tela humedecido con agua jabonosa, para luego secarlas muy bien. Recuerda que la limpieza de la parte más interna del oído debe ser realizada exclusivamente por un médico veterinario.

Evita usar perfumes, gel o cera para el pelo, esmalte para uñas, u otros productos cosméticos. Estos productos pueden generar irritaciones en la piel, alergias y estrés.