¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

Estos tres perros son considerados héroes en Chile

El perro Matapacos es un perro héroe en Chile

El Matapacos fue un perro icónico en Chile.

© Agustin Arce / Shutterstock

Destacados por su liderazgo y valentía, el "Matapacos", Royal y Áyax son considerados “perros héroes” en Chile.

Por Natalia Messer

Actualizado el 4/6/21 4:38

No tienen superpoderes, pero su valentía y coraje los han hecho merecedores del título de “perros héroes”. En Chile, existen tres ejemplos: el Negro Matapacos, Royal y Áyax. Ellos se han convertido, además, en emblemas de lucha y ya son parte del imaginario popular de la nación sudamericana.

1. El revolucionario Negro Matapacos

No se puede dejar de mencionar al Negro Matapacos, emblema de las protestas estudiantiles de 2011 en Chile y convertido en una especie de símbolo contra la desigualdad durante el estallido social de octubre de 2019. Este quiltro chileno de pelaje negro y tieso, patas largas y cola arqueada destacó por su aversión a la policía chilena y su favoritismo hacia los estudiantes.

De raza mestiza, participó en cientos de protestas y se enfrentó con osadía a los carros policiales, siendo en una ocasión embestido, pero fue salvado gracias a la ayuda de estudiantes y de su dueña, María Campos, quien le daba techo en las cercanías de la Universidad de Santiago.

Al Matapacos se le amarraban pañuelos rojos, blancos y verdes a su cogote (nuca), que representaban las diferentes causas por las que protestaban los chilenos en ese entonces, como educación, sistema de pensiones y derechos de la mujer.

Este héroe canino felleció de vejez un 26 de agosto de 2017. Se encontraba acompañado de su dueña, veterinarios y un séquito de admiradores y activistas.

Denominado riot dog (es decir, un perro de protesta), su imagen ha sido reproducida por el mundo en afiches, camisetas e incluso en un monumento, que en 2020 fue vandalizado. También se realizó un documental, titulado Matapacos, que da cuenta de sus andanzas por las calles de Santiago.

El perro Matapacos era de raza mestiza

2. Royal, el rescatista

Royal no es del mismo bando que el Matapacos. Este perro policía de raza border collie es considerado un héroe para la PDI, es decir, la Policía de Investigaciones chilena. Entre sus proezas está la de haber participado como rescatista en los terremotos de Chile y Haití en 2010.

Durante esas dos tragedias, Royal se dedicó a sacar los cuerpos de las personas atrapadas en edificaciones colapsadas. En Haití, después de 10 días de intensa búsqueda bajo el Hotel Marina, logró dar con el cuerpo de María Teresa Dowling, esposa de Ricardo Toro, actual director de la Onemi (la Organización Nacional de Emergencias en Chile).

El 27 de febrero de 2010, durante el terremoto 8.8 grados Richter que azotó al centro sur chileno, Royal logró encontrar a la última víctima fatal del derrumbado edificio Alto Río en la ciudad de Concepción.

Pero Royal no solo participó en catástrofes naturales, también ayudó en operaciones de casos criminales, como la Secta de Colliguay, donde logró encontrar restos de un recién nacido, sacrificado en una hoguera por Ramón Castillo, más conocido como "Antares de la Luz".

Sirvió a la institución desde 2005 hasta 2012, hasta que fue jubilado debido a una artrosis en una de sus rodillas. Pese a la exigua cantidad de años, logró destacar como un verdadero perro héroe.

Después de su retiro, Royal vivió 7 años más con la familia de su instructor, Adolfo Valdivia. Finalmente, falleció un 21 de agosto de 2019 con 14 años y a causa de una enfermedad propia de la vejez. La PDI realizó el 3 de septiembre de ese año una ceremonia fúnebre en su honor y sus cenizas fueron entregadas a su tutor.

3. Áyax y su olfato que "detecta ladrones”

Áyax puede que no sea tan actual, pero su paso por este mundo dejó huella. Este pastor alemán cumplió funciones como policía en la Sexta Comisaría de San Bernardo, Santiago de Chile, durante la década de los 60. El “perro carabinero” (perro policía) terminó su instrucción en 1959 y luego sirvió dos años en la institución policial, donde destacó por sus presentaciones a escolares y se ganó el cariño de toda una comunidad.

Uno de sus grandes cualidades era su sensible olfato, que le permitía rastrear a delincuentes a varios metros de distancia. También fue famoso por ser una especie de “Casanova” o “Don Juan” con las perritas de la capital Santiago.

Las proezas de Áyax son muchas. Se dice que incluso se enfrentó a un toro bravo que apareció un día en Plaza Egaña y embistió un cargamento de sandías en un negocio de la zona.

El animal estaba descontrolado y un grupo de personas intentaba detenerlo. Entonces, Áyax hizo su aparición y se abalanzó al robusto animal, mordiendo su oreja y resistiendo a su fuerza. Un carabinero fue en ayuda de Áyax, que ya parecía tener controlada la situación, y disparó al ovino desembocado.

Si bien Áyax era conocido en el mundo policial por “sus malas pulgas” y por no dejar escapar a ningún ladrón o toro rabioso, el pastor alemán tenía un lado más dócil. La historia dice que un maestro adiestrador de la institución, apellidado Fischer, jugaba con él, le hablaba en idioma alemán y era como el mejor amigo del perro.

Un miércoles 10 de enero de 1962, durante un operativo policial, a eso de las 2 de la madrugada, radiopatrullas informaron de la detención de Manuel Jesús Chaves, alias el “Conejo Grande”, uno de los ladrones más buscados por ese entonces. El antisocial había sido descubierto robando cerca de 118 gallinas.

En el momento en que la policía chilena comenzó a contabilizar las gallinas, el ladrón aprovechó la ocasión para escapar. Áyax salió a perseguirlo y después de una persecución de 80 metros, logró morder la mano del antisocial. El delincuente, que iba armado, disparó tres veces en su cabeza, ocasionándole la muerte.

Áyax tenía 5 años. Su muerte generó una gran tristeza y un fuerte impacto a la población de la ciudad de San Bernardo y también a la policía chilena. Tuvo un funeral con honores y pasó a convertirse en héroe y mártir para su institución.