¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

Eutanasia para perros en Chile: procedimiento, costos y requisitos

Perro eutanasiado

La eutanasia en mascotas se aplica en excepciones.

© Reddogs / Shutterstock

En Chile, la ley prohíbe la eutanasia de mascotas para controlar la población. Solo puede realizarse en caso de enfermedad incurable o en caso de sufrimiento.

Por Natalia Messer

Actualizado el 12/5/21 9:56

En Chile, la eutanasia para perros o gatos está prohibida si es que se usa como un método para controlar la población canina o gatuna, tal como expresa la Ley de Tenencia Responsable de Mascotas, más conocida como Ley Cholito.

La eutanasia para mascotas o animales de compañía en Chile solo es factible en contados casos y tienen que ver con la edad avanzada del animal y su estado de salud.

¿En qué consiste la eutanasia?

La eutanasia es un procedimiento médico indoloro, que no produce malestar físico, por el cual se pone fin a la vida del animal desahuciado para evitar su sufrimiento.

¿Cuándo recurrir a la eutanasia de un perro?

Se puede recurrir a este procedimiento médico cuando el perro se encuentra muy enfermo y ya no es autovalente, es decir, no puede caminar o sostenerse en sus cuatro patas, le cuesta alimentarse por sí mismo y no retiene sus esfínteres.

Los médicos veterinarios recomiendan que para estos casos se recurra a la eutanasia, aunque la decisión final estará en manos de los responsables de la mascota.

Por ejemplo, si el perro fue diagnosticado con un cáncer terminal o inoperable, entonces el médico podría sugerir la eutanasia para evitar que el animal sufra.

La primera opción será un tratamiento o cuidados paliativos, si es que la enfermedad no está en una fase muy avanzada. Los médicos veterinarios intentan probar con todas las alternativas posibles, como medicamentos u operaciones.

Cuando el animal empieza a sufrir, es decir, padece fuertes dolores, manifiesta incomodidad y llora constantemente, entonces se debe evaluar la eutanasia con sus tutores. No es una decisión fácil. Muchas veces genera sentimiento de culpa en los propietarios.

En caso de accidente, cuando el perro sufre una grave lesión que lo imposibilita a llevar una vida normal y el sufrimiento es irreparable, también se evalúa la eutanasia.

La decisión final está en los tutores

Como señala la organización World Society for the Protection of Animals en su informe “Métodos de eutanasia para perros y gatos: comparación y recomendaciones”, algunos comportamientos o respuestas fisiológicas que pueden manifestarse como signos de dolor o sufrimiento son:

  1. Agresión hacia los humanos o dirigida hacia sí mismo u otros objetos inanimados (intentar morder, morder, gruñir, arañar).
  2. Vocalización: aullidos, gimoteo, ladridos en tono alto, aullidos en perros y maullidos y siseos en gatos.
  3. Intentos de huida o de escapar de la situación.
  4. Luchar para huir.
  5. Jadeo.
  6. Hiperventilación.
  7. Salivación.
  8. Dilatación de las pupilas.
  9. Erección del pelo (pelos de punta).
  10. Ritmo cardíaco aumentado (taquicardia).
  11. Temblores y espasmos musculares: estos también pueden ser el resultado de contracciones musculares esqueléticas reflejas.
  12. Inmovilidad o rigidez (el animal se pone tenso y deja de moverse, pero permanece consciente de la situación).
  13. Orinado.
  14. Defecación.
  15. Vaciamiento de los sacos anales (evacuación de un líquido nauseabundo).

La eutanasia es una compleja decisión ética, que debe tomarse con mucha responsabilidad pensando en el bien mayor de la mascota, que es su bienestar.

¿Cómo es el proceso de la eutanasia?

Para las mascotas se inyecta generalmente una alta dosis de pentobarbital o tiopentato de sodio, fármacos que producen la inconsciencia del animal y hacen que este deje de respirar. A los 30 segundos de haber penetrado las sustancias viene un paro cardíaco.

El médico veterinario observará que el animal no presenta signos vitales (pecho, pulso, pérdida del reflejo corneal, entre otros). En caso de no estar seguro, se esperará el proceso de rígor mortis, cuando el cuerpo adquiere rigidez.

Cuando se tiene certeza de que no hay signos de vida, entonces el médico puede confirmar la muerte de la mascota. El cadáver del perro debe ser eliminado de acuerdo a la regulación sanitaria en Chile. Es decir, puede ser sepultado en tierra o bien cremado. Actualmente, existen varias empresas que ofrecen servicios de cremación.

La eliminación del cadáver del perro es importante para el control de enfermedades y otras plagas. Los agentes inyectables usados en la eutanasia pueden dejar residuos en los cadáveres y son un potencial riesgo para otros animales, además de causar contaminación al medio ambiente.

La eutanasia es una técnica rápida y que no genera dolor

Requisitos para realizar una eutanasia en Chile

Lo fundamental es contar con un lugar apto para llevar a cabo el procedimiento. Puede ser en la clínica o centro veterinario o en el hogar de los responsables de la mascota.

A veces, para lograr que el animal se relaje se requiere de tranquilizantes, como el maleato de acepromazina (ACP), comúnmente utilizado en animales que tiene un efecto depresivo del sistema nervioso central; también sedantes como xylazina, de uso común en equinos, ganado y animales pequeños, que induce la relajación muscular y posee propiedades analgésicas.

Más tarde, el veterinario aplica una sobredosis de anestesia, para que el perro se duerma. Esto evita que también el animal sufra durante el paro cardíaco.

Se recomienda evaluar siempre el tipo de drogas y el método para la eutanasia. El más recomendado por los expertos es la inyección endovenosa (IV) de una solución de pentobarbital al 20%.

¿Cuánto cuesta una eutanasia de perro en Chile?

En Chile, un procedimiento de eutanasia dependerá del centro médico veterinario que lo realice. También se puede conseguir de forma gratuita en las diferentes municipalidades o ayuntamientos del país, pero dependerá de la ciudad.

Los precios de una eutanasia en Chile pueden variar, pero, en general, para perros y gatos de hasta 10 kg los valores van desde los 55 mil hasta los 65 mil pesos chilenos (75 hasta 90 dólares). Si el perro pesa más de 40 kg, puede costar unos 70 mil pesos chilenos (96 dólares).

También algunas clínicas veterinarias ofrecen servicio de eutanasia a domicilio, que puede costar un poco más caro, aunque destacan que el procedimiento se realiza previa evaluación.

¿Dónde comprar inyecciones para eutanasia en Chile?

Solamente laboratorios certificados proporcionan estas medicinas y es importante recalcar que la compra de drogas debe estar supervisada por un profesional del área, así como también el procedimiento de eutanasia.

Los consejos publicados en Wamiz tienen una finalidad informativa y nunca deben ser utilizados como un sustituto a la consulta con un veterinario o especialista de la salud.