¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

13 razas de perros grandes

Una bebé emocionada frente al tamaño de un perro gran danés

El gran danés tiene una figura imponente.

© Conrado / Shutterstock

Te mostramos aquí nuestras 13 razas favoritas de perros grandes: desde los peludos, los bonitos, los fuertes hasta los de pelo corto y los que no sueltan pelo.

Por Manuel Casado

Actualizado el 17/6/21 9:12

Muchas veces se cree que los perros grandes suelen solo ser para casas con espacios y tutores que cuenten con un historial avezado en el universo canino. Si bien esto en parte es cierto, en esta categoría es posible encontrar también perros con diversos comportamientos y ritmos de vida.

Cualquier persona puede encontrar un camino factible para sumar un amigo peludo de los de mayor tamaño a su vida. Sigue leyendo para conocer todos los ejemplares principales de perros de talla grande.

1. Gran danés

Si hay que empezar a armar una lista de razas de perros grandes, el gran danés debe encabezarla. Si hay un perro que lo define su tamaño, es este. Fue dado a conocer durante una exposición en Berlín, durante 1880, cuando su aspecto descomunal y peso similar al de un humano adulto causó impacto de inmediato. Este animal puede alcanzar con facilidad los 90 cm de altura. Sin embargo, pese a su imponente figura, la vida tranquila y estable es lo suyo. Le encanta estar en compañía de su familia, la actividad física y el aprendizaje, ya que también tiene una elevada inteligencia.

2. Boyero de Berna

El boyero de Berna es una raza canina muy grande, también catalogada como un auténtico “peluche gigante”. Además de su tamaño, este perro llama la atención por su bello pelaje espumoso y largo de colores negro, blanco y marrón. Proveniente de la antigua región de Helvetia, actualmente Suiza, sus orígenes se remontan a más de 2 mil años atrás, cuando gracias a su manto tuvo un rol importante preparado para soportar el duro clima de los Alpes, custodiar ganado y cargar trineos. A este animal le gusta la exploración y la compañía humana con gran intensidad. Goza de un estado de ánimo muy carismático y, además de ser paciente, muestra un gran sentimiento de protección con los pequeños.

3. Terranova

El terranova es una raza autóctona que mezcla tamaño con amabilidad y ternura. De origen canadiense, específicamente de la Isla de Terranova, fue criada aquí por los pescadores en sus comienzos. Su pelo brillante, espumoso y largo de color oscuro suele ser una debilidad para cualquiera, además de su simpático rostro lengua que suele dejar colgante. Tiene predilección por los espacios amplios, le agradan los juegos y demanda una familia presente, a la cual gozará estar pegado. Su buen humor, pese a no ser un perro guardián, puede cambiar radicalmente en defensa de uno de los suyos si considera que se encuentra en peligro. Por sus antiguas costumbres, otro detalle no menor es que se trata de un animal que tiene un gran desempeño como rescatista acuático.

4. Galgo

El galgo es un símbolo de la lucha contra la crueldad animal. Este perro esbelto de llamativas piernas largas y con enormes habilidades físicas, históricamente ha sido sometido a durísimos esfuerzos en maratónicas carreras. Pero, en contrapartida, esto impulsó a que muchas personas se sensibilizaran con la causa y el desarrollo de diversas campañas de adaptación. Su origen es británico, pero hoy existen muchas variedades alrededor del mundo, con pelajes largos y cortos, en los que predominan los colores blanco, beige, tostado y canela. Pese a que puede ser reservado al principio, sobre todo si fue rescatado, en confianza el galgo abrirá las puertas de su corazón de par en par.

5. Mastín napolitano

Una auténtica mole de arrugas. El mastín napolitano asombra por su enorme presencia al igual que la cantidad de pliegues que rodean su cuerpo. Surgido en Italia como resultado de la cruza de molosos con dogos, este perro macizo y fuerte es una garantía de seguridad por su espíritu guardián. Sin embargo, no se trata de un animal agresivo. Todo lo contrario, ya que goza de gran estabilidad y trato muy amigable y afectuoso con su círculo íntimo. Otra característica es su babeo excesivo, una condición totalmente natural en esta raza.

6. Labrador

El labrador es un perro sumamente popular y muy presente en las familias con hijos. De origen canadiense, esta raza goza de un carácter alegre, simpático y juguetón. Su cuerpo es potente, mientras que su pelaje corto y denso varía entre colores beige, chocolate y negro. Es importante que tenga un espacio exterior para poder retozar. Suele ser amable con los visitantes y muy cercano a los suyos, con una generosidad y lealtad incalculables. Hay que seguir su alimentación de cerca para evitar sobrepeso, pero es un perro con una fuerte resistencia física y un gran talento como rastreador.

7. Golden retriever

El golden retriever es otra raza canina plenamente familiar. Su tamaño cabe justo en cualquier hogar. Proveniente de las zonas rurales de Escocia, donde se desarrolló a partir de mitades del siglo XIX, el pelaje denso hace de este animal una mascota única. Y, como hace referencia en su nombre, suele ser de color dorado, aunque también hay ejemplares de colores más oscuros o crema. Además de su temperamento gentil y protector, se trata de uno de los caninos con mayor capacidad de aprendizaje del mundo. Por su capacidad física, también cumple una función muy destacada como guía, nadador y rescatista.

8. San Bernardo

Si hay un perro famoso en todo el mundo por su contextura física es el San Bernardo. Se trata de un animal acostumbrado a los fríos más crudos y las montañas. Considerado oficialmente como tal desde el año 1867, siempre cumplió un excelente desempeño como guía y rescatista. En Suiza, de donde se considera es originario, es un ícono nacional. Todo en ese animal es poderoso, ancho y alto. Además, resultan característicos la densidad, brillo y calidad de su pelaje. Como broche de oro, su comportamiento es muy afable y bonachón, aunque puede marcar presencia en caso de ver algo extraño. El perro protagonista de la serie Beethoven, aclamada durante los 90, era un San Bernardo.

9. Pastor alemán

Compañero, familiar y guardián son sinónimos de esta raza canina: el pastor alemán. Criado desde finales del siglo XIX, producto de la cruza de perros pastores de Alemania del Este y Central, se trata de un perro —mediano tirando a grande— conocido por sus condiciones físicas, inteligencia para el adiestramiento y fiabilidad para la convivencia. Cabeza ancha, hocico afilado y orejas erguidas se complementan con un pelaje que puede ser entre negro, pardo, beige y gris. Por su ritmo de vida hiperactivo, precisa un círculo familiar muy presente que le garantice ejercicios, juegos y paseos a diario. Como respuesta, ofrecerá mucho cariño y lealtad.

10. Bóxer

El bóxer alemán, o simplemente bóxer, es una raza potente por su contextura musculosa, fuertes mandíbulas, gran cabeza y hocico corto. Es un perro audaz, activo y amistoso —especialmente— con los niños. Le agrada estar en compañía de humanos, pero también de aquellas mascotas con las que ha crecido. Además, suele ser protector y sabe cuidar el hogar de la presencia extraña. No tiende a ladrar mucho, por lo que si lo hace puede ser por una alerta o un buen motivo. Si gruñe no te preocupes, es su forma de expresarse. Los bóxers alemanes son ideales para hogares concurridos, con gente muy pet-friendly y espacios amplios.

11. Dálmata

Las manchas son el distintivo de los dálmatas. Al estilo granizado, su pelaje es blanco y alrededor está todo salpicado de negro. También cuentan con un porte elegante, son muy afectuosos y gozan de grandes aptitudes físicas. Se considera que provienen de antiguas zonas costeras de Croacia y que descienden del pointer. Durante el siglo XIX, se popularizó por su habilidad para ayudar a los bomberos en sus tareas. Hoy, en cambio, el dálmata es un perro de compañía que ama la vida en familia. Son destacados por su habilidad para el adiestramiento y la guardia. Todo ruido extraño será motivo de alerta. Pero, entre los suyos, puro cariño. ¿Otra referencia? No hace falta hablar de la cantidad de generaciones que crecieron viendo la película de Disney 101 dálmatas.

12. Bloodhound (perro de San Huberto)

Pocas personas pueden desconocer la rugosidad de toda su cara y las alargadas orejas del bloodhound, también conocido como perro de San Huberto. Originario de Bélgica, las arrugas en sus cejas y mofletes le dan el toque a su expresión compungida, que contrasta con su perfecto sentido de la seguridad en sí mismo. Esta raza integra la familia de sabuesos, por lo que goza de una capacidad olfativa muy importante. La forma de ser es gentil y tolerante, lo que significa que es un compañero muy respetuoso para vivir en cualquier tipo de hogar sin dejar de lado su costado independiente.

13. Braco alemán de pelo corto

El braco alemán de pelo corto es una raza de campo con gran sentido del olfato y una fuerza superlativa que supera a la de la mayoría de los perros, lo que le permite valerse por sí mismo ante cualquier situación. Pese a que parece intimidatorio, su carácter es mucho más amistoso de lo que se cree. La compañía lo hace muy feliz, en especial de las personas con las que vive, al igual que los largos paseos e intensos ejercicios físicos. Reconocido como tal a principios del siglo XIX, producto de la cruza de sabuesos y pointers, su pelaje suele tener un toque de un solo color —usualmente chocolate— y el cuerpo de otra tonalidad más clara con gran cantidad de manchas oscuras o directamente unicolor.