¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

10 razas de perros arrugados

Varios perros shar pei

Los shar pei tienen una piel que se acumula y pliega.

© Waldemar Dabrowski / Shutterstock

Cachorros, adultos o mayores. No es un tema de edad, estas razas de perros ya nacen con arrugas en su piel. Descubre aquí nuestra lista de perros arrugados.

Por Manuel Casado

Actualizado el 21/6/21 5:54

Las arrugas no siempre tienen que ver con la vejez ni el avance de los años. También forman parte del aspecto que acompaña a algunos perros durante toda la vida.

Esta llamativa característica dentro del universo canino solo se encuentra presente en determinadas razas.

Responde a una condición genética capaz de producir gran cantidad de ácido hialurónico que, como resultado, forma una piel gruesa y pesada que se acumula y pliega

Aquí te mostramos nuestro listado de razas de perros arrugados

1. Shar pei

El shar pei es el “perro arrugado” por excelencia. Esta raza china es muy conocida por la doblez múltiple que se forma en su piel, la cual es gruesa y carnosa. Cualquiera que se cruce con un shar pei queda sorprendido por su apariencia, la cual es más pronunciada en sus primeros años de vida. Mezcla del mastín tibetano y el chow chow, sus orígenes se remontan hasta los años 200 a. C. Mediano, robusto e imponente, este animal lejos está de ser posesivo e incisivo. Se caracteriza por la tranquilidad, la fiabilidad y el trato cordial, al igual que la preferencia por ciertos momentos de independencia. Por su singular pelaje, corto y denso, es necesario darle un cepillado regular y evitar los baños excesivos.

2. Mastín napolitano

El mastín napolitano es una auténtica mole de arrugas. Este perro asombra por su enorme presencia al igual que la cantidad de pliegues que rodean su cuerpo. Surgido en Italia como resultado de la cruza de molosos con dogos, este perro macizo y fuerte es una garantía de seguridad por su espíritu guardián. Sin embargo, no se trata de un animal agresivo. Todo lo contrario, ya que goza de gran estabilidad y trato muy amigable y afectuoso con su círculo íntimo. Otra característica es su babeo excesivo, una condición totalmente natural en esta raza. Además, la higiene le resulta sustancial: hay que controlarle la piel para evitar el crecimiento de hongos y demás complicaciones.

3. Bulldog inglés

El bulldog inglés es otra raza que hace alarde de sus arrugas, las cuales se vuelven más pronunciadas en su rostro. Este moloso de cuerpo fornido semejante al de un barril de tamaño mediano, cabeza ancha y patas cortas comenzó a ser conocido a partir del siglo XIII en las islas británicas, donde en la actualidad es considerado un símbolo nacional. Su “cara de malo” nada tiene que ver con su comportamiento, ya que prefiere un ritmo de vida tranquilo, dócil y amoroso. Le encanta pasar el tiempo con humanos y observarlos con mucha atención. Estas caracterísitcas lo han llenado de elogios como animal de compañía. Hay que evitar que se le acumule humedad en sus pliegues con secados y cepillados.

4. Pug

La expresión de ternura que le dan sus arrugas —formadas entre las cejas— hacen que el pug logre ser una debilidad para cualquiera. Nacido en China  —y considerado una de las razas con mayor longevidad del mundo canino— es uno de los perros pequeños más buscados en la actualidad. Esto se lo ha ganado a fuerza de su personalidad carismática y carácter alegre. A este animal le encanta estar en familia y en la comodidad del calor hogareño. Si tiene que elegir, no dudará en hacerte saber su pasión por los mimos y los juegos, al igual que por los niños. Como todo perro arrugado, es importante secarlo y limpiarlo bien para evitar problemas en la piel.

5. Bullmastiff

Gigante, poderoso y lleno de arrugas. El bullmastiff llama la atención por su tamaño como también por la cantidad de pliegues que invaden su cuerpo. Surgido en Gran Bretaña a finales del siglo XIX, todo lo que forma parte de esta raza es imponente y abundante. Tiene la cabeza cuadrada, el pecho amplio, las patas anchas y las arrugas gruesas. De mofletes caídos y mirada penetrante, en su estilo de vida prevalece la serenidad como el cuidado. Con una buena formación inicial, será la mejor opción para convertirse en ese perro listo tanto para dar el cariño y la compañía necesaria en el hogar como guardia y protección en términos de excelencia. No olvidar la limpieza de su piel, pero sin caer en baños, los cuales pueden alterar su pH.  

6. Dogo de Burdeos

Hasta las razas más atléticas tienen presencia entre los perros arrugados. Ese es el caso del dogo de Burdeos. Las raíces de este can de porte triunfal y mirada atenta datan del siglo XII, momento desde el cual fue ganando fama por su grandes aptitudes físicas y despliegue en el campo. Los pliegues suelen concentrarse alrededor de su cabeza, la cual es ancha y poderosa. Se trata de una especie hecha a la medida del afecto familiar, el cual debe estar muy presente en su vida. Además, es un animal con gran capacidad y predisposición para el aprendizaje —algo garantizado por su inteligencia—, y también tiene una avanzada capacidad para ofrecer calma y resguardo en un hogar. Si bien no hay que confiarse, es un perro que demanda pocos cuidados.

7. Perro de San Huberto (bloodhound)

Pocas personas pueden desconocer la rugosidad de la cara y las alargadas orejas del bloodhound, también conocido como perro de San Huberto. Perro originario de Bélgica, las arrugas en sus cejas y mofletes le dan el toque a la expresión compungida, que contrasta con la seguridad que tiene sobre sí mismo. Esta raza integra la familia de sabuesos, por lo que goza de una capacidad olfativa muy importante. La forma de ser es gentil y tolerante, lo que significa que es un compañero muy respetuoso para vivir en cualquier tipo de hogar sin dejar de lado su costado independiente. Le agrada pasar el tiempo con niños y no demanda grandes cuidados de aseo.   

8. Bulldog francés

Esta pequeña “bomba de músculos” también dice presente entre los perros arrugados. Así lo certifica su cara llena de pliegues. Cara arrugada, cuerpo robusto y patas cortas son la fórmula que le da identidad a la apariencia del bulldog francés. A diferencia de su par británico, el bulldog francés cuenta con un tamaño menor, pero tiene un espíritu más inquieto y juguetón, por lo que demanda juegos, paseos y una vida activa. Se estableció a finales del siglo XIX y desde entonces ha acaparado una gran atención a nivel mundial. Especialmente, como un perro ideal para apartamentos en ciudades. Se trata, además, de un especialista a la hora de sociabilizar con chicos y otras mascotas. Hay que evitar la acumulación de polvo y suciedad en los surcos de su piel.

9. Basset hound

Otra raza que forma parte de la banda de los sabuesos es el basset hound, por lo que se destaca su sentido del olfato. Tiene un cuerpo largo, patas cortas y sus orejas —uno de sus rasgos más marcados— son tan anchas y largas que llegan hasta su pecho. Gracias al “aspecto caído” que le dan la gran cantidad de arrugas con las que cuenta, ha cosechado muchos admiradores. Pese a que comenzó a criarse en Francia, se le considera un perro de Gran Bretaña, donde tuvo alto impacto y es renombrado hasta el día de hoy. De pelaje tricolor o bicolor, le gusta mucho la vida en familia y su carácter tranquilo lo hace un perro ideal para personas sedentarias y para la convivencia con otros animales.

10. Chow chow

Además de estar en la categoría de perros que parecen osos, el chow chow es una raza que también presenta arrugas en su cuerpo. Proveniente del Norte de China y catalogado con una historia de más de 2 mil años, su espectacular pelaje esponjoso no está exento de los pliegues, que se acumulan especialmente sobre su rostro. Esta famosa apariencia se completa con un hocico corto y orejas pequeñas, que emergen de sus vastas zonas acolchonadas y onduladas de pelos, acompañada de su rara lengua azul. Es dueño de un carácter protector, leal, territorial y muy amigo de los suyos. Para su tranquilidad, no hay que olvidar sus cepillados regulares y pacientes con escobillas suaves.