¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

El komondor, la raza de perro que parece trapeador

Un komondor, un perro que parece trapeador, al aire libre

El komondor tiene pelos en forma de rastas.

© Ershov_Andrey / Shutterstock

Detrás del pelaje al estilo rasta de este grandulón, el komondor es tan bonachón como protector. Lee aquí las características de esta raza, su precio y más. 

Por Manuel Casado

Publicado el 31/3/21 1:06

¿Es posible que un perro se parezca a un trapeador? Sí, y es el komondor. Esta peculiar comparación responde a su impresionante pelaje, compuesto por largos mechones con formas de “rastas” o cuerdas amuchadas.

De raíces húngaras, se trata de una raza que también presenta un cuerpo de amplias dimensiones. Inteligente, bonachón y apegado a su círculo social son aspectos centrales en su comportamiento. Sin embargo, si considera que su territorio está amenazado o alguien en la familia corre peligro, no dudará en marcar posición.

Origen del komondor

El komondor cuenta con una historia que se remonta a más de mil años atrás en Hungría, durante el siglo X, período en el que se convirtió en un miembro vital de los magiares, pueblo nómada al que acompañaba como guardián de los rebaños.

Algunos especialistas consideran que esta raza proviene de líneas de sangre del gran ovtcharka, otra clase canina que protegía el ganado en el suroeste de Rusia. Pese a que su aspecto se encuentre reconocido en todo el mundo, hay pocos ejemplares distribuidos fuera de su país de origen.

Características del komondor

Las “rastas” o “cuerdas” separadas y colgantes que conforman su pelaje son el distintivo de esta raza. Las rastas se desarrollan en plenitud a los 6 años y pueden llegar a medir hasta 25 cm de largo una vez adulto. De cachorro, en cambio, el komondor es rizado. Según algunos historiadores, el llamativo y ampuloso manto se forjó para afrontar la dureza del frío y las inclemencias climáticas y protegerse de depredadores como el lobo durante su etapa pasada como protector ganadero.

Estos perros también tienen un cuerpo grande, de aspecto poderoso y robusto, por lo que son animales pesados. Detrás del pelo, el komondor cuenta con una musculatura trabada.

Su cabeza es ancha y bien proporcionada con respecto al cuerpo. Tiene un cráneo curvado con un hocico grande y rectangular. A su vez, las orejas son largas, altas y en forma de U o V.  En cuanto a los ojos, son rectos, ovalados y oscuros, mientras que cuenta con una mandíbula amplia y trabajada, capaz de ejercer una gran fuerza.

Comportamiento del komondor

Esta clase de perro tiende a permanecer en un estado de serenidad y sobriedad. En el interior de su familia será dócil y compañero, llegando incluso a un nivel de gran apego, principalmente con aquella persona que más presente se encuentre.

Pero, como consecuencia de su formación en el pasado como perro protector, mantiene un rol protector que se solventa en una condición atlética envidiable. Si hay peligro o ruidos extraños mostrará toda su capacidad de defensa y espíritu valiente.

Si bien esto puede significar una alerta ante algún riesgo y dar seguridad, para evitar problemas mayores o reacciones no deseable, es importante trabajar sobre su carácter desde cachorro con un adiestrador. Con buenos tratos y tenacidad, dejará atrás su también carácter testarudo y colaborará con la causa. Gracias a su costumbre de formar parte de manadas, la convivencia con otros perros y mascotas es posible.

Color del komondor

El komondor tiene una gama de colores acotada. Por lo general, su pelaje es blanco marfil tirando a amarillento.

En el pasado, el komondor pastoreaba y cuidaba ganado en tribus nómadas

Tamaño y altura del komondor

Los machos adultos de esta raza suelen llegar a los 80 cm de altura y pesar entre 50 y 61 kg, mientras que las hembras adultas miden 70 cm y pesan de 36 a 50 kg.

Alimentación

La dieta del komondor debe estar bien supervisada. Una buena opción son los alimentos secos de calidad, al igual que comidas con buena carga de vitaminas y minerales. Las raciones tienen que ser pequeñas y darse durante 2 o 3 veces al día, con lo que se evitará que sufra glotonería, problemas estomacales o sobrepeso.   

Salud y cuidados del komondor

El komondor es un perro que demanda tutores presentes y activos a la hora de garantizarle el aseo correcto. Por su pelaje y tamaño corporal, requiere más atención que cualquier otra raza canina. Sin embargo, los cepillados son una tarea muy compleja, por lo que se recomienda constantemente supervisar el bienestar de sus rastas, no dejando que se enrollen o acumulen suciedad.

El trabajo de la peluquería cumplirá una función central también. Ante la ausencia de estos cuidados, de forma contraria, el espectacular manto que posee el komondor dejará de ser el orgullo de este animal para transformarse en un sufrimiento lleno de burujones y nudos. La buena noticia es que no pierde casi pelo y requiere alrededor de 2 o 3 baños al año.

El komondor cumple un rol de guardián nato

Estilo de vida

Por obvias razones, este grandulón no tiene nada que ver con la vida en un departamento, por lo que se aconseja criarlo o tenerlo en una casa con un jardín amplio o en zonas rurales.

Pese a ser un perro pesado, la actividad física es una de sus actividades preferidas. Su instinto pastor hace que le guste estar en movimiento (pero sin ser estridente) y tener el control.

Es importante brindarle momentos de entretenimiento y juegos con frecuencia, al igual que un paseo por día. Esta raza goza de estar al aire libre. Una persona sedentaria difícilmente pueda satisfacer sus demandas.

Expectativa de vida del komondor

El komondor suele vivir alrededor de 10 y 12 años.

Precio de un komondor

En Argentina, Chile y Colombia, el precio de un komondor ronda los 1.000 dólares.