¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

Teletrabajar con mascotas: recomendaciones generales

Una chica trabajando en su casa junto a su perro

Intenta no castigar a tu mascota.

© UvGroup / Shutterstock

Si convives con mascotas durante la pandemia y en confinamiento, es importante enseñarles a comportarse y respetar tu jornada laboral.

Por Dr. Gabriel Montero Moya, médico veterinario y entrenador canino profesional

Actualizado el 27/3/21 21:05

Teletrabajar con tu mascota puede convertirse en un dolor de cabeza. La clásica rutina de levantarse, bañarse, tomar desayuno e irse al trabajo cambió radicalmente durante la pandemia del covid-19.

Muchas personas alrededor del mundo tuvieron que adaptar sus trabajos y hacerlo de forma remota con sus computadores.

Para quienes tienen perros o gatos —en algunos casos— hubo que enseñarles a cómo comportarse, para no interrumpir, por ejemplo, las videoconferencias y otras tareas que debemos realizar a distancia.

Mi perro desobedece y me impide trabajar desde casa

Cuando tenemos problemas de convivencia con nuestras mascotas casi siempre una buena forma de comenzar a manejarlos es preguntarnos por qué están ocurriendo estos comportamientos.

En este caso, es importante recordar que las actividades y rutinas que tenemos con nuestros perros traen aprendizajes. La mayor accesibilidad y tiempo que estamos en nuestro hogar debido al teletrabajo generará en nuestras mascotas una gran expectativa respecto al tiempo que compartimos con ellas.

En un escenario ideal, lo que se hace para evitar que esto traiga problemas, y que están relacionados generalmente a la búsqueda constante de atención, es evitar cambios bruscos en la rutina.

Se hace de forma preventiva y debería incluir enriquecimiento ambiental, rutinas e interacciones consistentes y predecibles con actividades variadas, además del desarrollo de un vínculo que evite la dependencia emocional y la autonomía de la mascota.

Un experto en comportamiento canino podrá ayudarte con tu mascota

¿Qué pasa con las mascotas que nacieron durante la pandemia?

En pacientes que han nacido en este periodo de pandemia y donde se experimentan situaciones en que el perro (o gato) se mantiene constantemente buscando nuestra atención, podríamos estar frente a un problema de comportamiento relacionado con la separación de base. Lo ideal es asesorarnos con un consultor de comportamiento canino (o gatuno) que esté certificado para manejar estas situaciones.

Evitar el estrés propio y de la mascota durante una sesión de videoconferencia

El encierro y la falta de estimulación pueden afectar el bienestar de nuestras mascotas. Para estas situaciones de encierro o teletrabajo, el enriquecimiento ambiental es una excelente respuesta. Consiste en usar técnicas para mejorar la calidad de vida de los animales en cautiverio y domésticos, abordando sus necesidades sociales, nutricionales, físicas, sensoriales, ocupacionales y cognitivas.

En caso de que se quieran solucionar algunos problemas de comportamiento, es importante realizarlo asesorado por un profesional certificado.

El enriquecimiento ambiental es una solución al encierro

Técnicas de entrenamiento de acuerdo con la edad y la raza del animal

Cualquier plan de educación o entrenamiento debe ajustar sus prioridades a las necesidades y condiciones de la mascota. Por ejemplo, en un perro joven es extremadamente importante desarrollar su aspecto social, además de la educación básica para la buena convivencia en casa con sus tutores.

De la misma forma, en un perro adulto o señor se deben considerar las capacidades físicas y posibles enfermedades que afecten el desempeño de ciertas actividades, por ejemplo, por cambios en los órganos de los sentidos, enfermedades articulares, etc. Especialmente en pacientes con deterioro cognitivo. En este último caso se vuelve muy importante el mantener rutinas bien definidas y evitar cambios bruscos.

De manera similar, diferentes razas han sido seleccionadas para diversas actividades y, por ejemplo, ciertos perros podrían estar mejor preparados para realizar ciertas proezas físicas, como el pastor alemán, labrador o border collie, a diferencia de otros individuos, por ejemplo, de razas braquicefálicas (bulldog inglés, boston terrier, bulldog francés, pekinés, pug, etc.).

Buscar ayuda profesional

En general, siempre que exista un problema de comportamiento o se necesite educar a nuestro perro es buena idea asesorarse con un profesional del área, considerando la cantidad de información dudosa en las redes sociales y en la vida cotidiana, que en muchos casos puede conllevar a resultados negativos y hasta peligrosos para nosotros, nuestras mascotas y terceros.

La selección del profesional es tan importante como la necesidad de educar a nuestra mascota, por lo que investigar qué condiciones tiene que cumplir dicho profesional es clave para conseguir resultados positivos, mientras resguardamos el bienestar de nuestra mascota.

Se puede investigar en redes de organizaciones gremiales certificadas sobre esto (por ejemplo, la IAABC). En general, se deben buscar profesionales que utilicen técnicas basadas en el refuerzo positivo y que eviten el uso de castigos en sus manejos.

Con la colaboración de Natalia Messer.