¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

¿Cómo enseñarle a un cachorro a hacer sus necesidades en un solo lugar?

Un cachorro aprendiendo a hacer su necesidades en un solo lugar

No castigues a tu cachorro durante el proceso.

© Reddogs / Shutterstock

Pasearlo después de las comidas, asignarle un lugar para sus desechos y no castigarlo son las claves para enseñarle a tu cachorro a hacer sus necesidades. 

Por Manuel Casado

Actualizado el 21/3/21 19:04

Para lograr una buena convivencia, es primordial enseñarle a un cachorro a hacer sus necesidades en un solo lugar.

Eso ordenará a tu mascota en su higiene diaria y representará, al mismo tiempo, un alivio para ti.

La rutina de pasearlo y llevarlo a un espacio al aire libre después de que se alimente, brindarle un espacio en la casa para que deposite sus desechos y explicarle constantemente hasta que adquiera las pautas adecuadas son algunas de las medidas que hay que tomar.

Recuerda que querrá hacer sus necesidades luego de comer y beber, al despertarse o al término de alguna actividad física o juego.

Esto significa que, para enseñarle a un cachorro a hacer sus necesidades, el proceso tendrá que coincidir con estos momentos.

Además, quitando las diferencias, no te olvides que un perrito es como educar a un niño. No lo castigues si no hace lo correcto al principio, explícale con buenos modales sus errores y él aprenderá con el tiempo.

¿Cómo enseñarle a un cachorro a hacer sus necesidades en un solo lugar?

Fuera de casa 

En caso de vivir en un apartamento chico o no contar con espacio verde propio en tu hogar, será fundamental que organices tus horarios para enseñarle a tu cachorro a hacer sus necesidades en algún espacio público.

Es imprescindible que cuando se despierte lo saques a dar un paseo y pueda evacuar sus desechos.

Luego, tendrás que sacarlo a pasear tres veces al día: mediodía, por la tarde y en la noche. Es decir, serán unos 30 minutos después de cada comida. Te darás cuenta que quiere ir al baño porque comenzará a oler el suelo y girar sobre sí mismo.

Una vez que puedas sincronizar con tu cachorro el horario para que pueda hacer sus necesidades, tendrás que respetar esa dinámica la mayor cantidad de veces.

De esa forma, tu amigo peludo incorporará el habito y lo adaptará a una rutina. Y siempre que salgan de paseo, prohibido olvidarse bolsas especiales para recoger su popó. Es sumamente importante que no quede en ninguna vereda ni césped de ningún parque, ya que puede generar mucho malestar en el resto y afectar tanto la higiene como la salubridad en la vía pública.

Como último tip para tener en cuenta, trata de extender el paseo unos minutos más. No es recomendable que le cortés el camino una vez que haya evacuado sus desechos porque también forma parte de su confort, la posibilidad de que realice actividad física y estreche vínculos con otros perros.

En casa

Enseñarle a un cachorro a hacer sus necesidades en tu casa puede parecer más práctico que si lo intentas hacer fuera de ella porque, por ejemplo, aún no tiene las vacunas puestas para poder llevarlo a pasear.

Sin embargo, también demanda de un trabajo coordinado y preciso para evitar problemas de higiene o convivencia con tu perrito.

Como deberás resguardarlo en el interior, es necesario que cubras buena parte del piso de tu casa (o del sector donde va a estar tu perrito) con papel periódico o toallitas absorbentes, que podrás encontrar a la venta en tiendas de mascotas, para evitar olores a orines o caca.

En cuanto a la pregunta de cuál es la mejor opción, posiblemente la toallita resulta más práctica y ágil para enseñarle a tu cachorro a hacer sus necesidades en un solo lugar. Estas cuentan con una fragancia impregnada que lo incitará y guiará a hacer sus desechos sobre ellas. Claro, que el gasto puede ser mayor que en el caso de los periódicos, además estos requieren de una fase de reconocimiento y adaptación para el cachorro. Sin embargo, una vez superada esa etapa, el desarrollo se vuelve similar.

Es muy importante a la hora de enseñarle a tu cachorro a hacer sus necesidades en un solo lugar que la parte donde él descargue sus desechos se encuentre alejada de sus tazones de comida y agua.

Además de motivos higiénicos, esto le dará un orden a sus espacios.

Claro que tendrás que llevar un control cercano, especialmente durante las primeras semanas, para asegurarte de que todo marche bien.

También, recuerda que minutos después de cada comida, es un hecho que tu cachorro hará sus necesidades.

Una duda muy común por parte de los propietarios surge cuando sacan a pasear al cachorro para hacer sus necesidades pero estos no lo logran o se resisten y recién evacuan una vez que vuelven al hogar.

En estas ocasiones, debes entender que tu amigo peludo ha elegido ese sitio como el más cómodo.

No obstante, hay chances de que pueda cambiar de postura.

Para lograrlo, en caso de que prefieras que orine o defeque afuera, lo que puedes probar es la estrategia de aparentar que vuelven a casa al cabo de un paseo, pero ni bien llegan a la puerta retoman la vuelta hacia la calle.

De esa forma, con las ganas a cuestas, finalmente se dirigirá hacia el arbusto más cercano y saciará su necesidad.

Un cachorro controla su esfínter a los cuatro meses de edad

Buenos tratos y paciencia para enseñarle a tu cachorro a hacer sus necesidades

Un cachorro no cuenta con la habilidad innata de saber en dónde tiene que evacuar sus desechos. Esto es algo que le debemos explicar con pautas claras y paciencia hasta que tome la costumbre de hacerlo correctamente, lejos de zonas inadecuadas (como muebles, alfombras o sillones) y acatar las normas básicas de convivencia para aprender a vivir en un hogar.

Nada de castigos ni quejas.

Posiblemente, el control de esfínteres lo alcanzará entre los cuatro y cinco meses de edad. Pero, a medida que vaya incorporando hábitos e identificando lugares dónde depositar su orina o popó, trata de premiarlo como forma de hacerle entender que va en buen camino. Por ejemplo, un snack puede ser la respuesta.

En caso de que luego de un período considerable (seis meses) y tu cachorro no consolide un progreso al respecto, lo recomendable será consultar al veterinario para descartar algún problema físico, como una infección renal o de vejiga.

Ten en cuenta que un perro aprende con mayor practicidad durante sus primeros meses de vida, luego ese trabajo puede que se vuelva más difícil.