¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

¿Por qué los perros destrozan cosas en casa?

Perro detrozando cosas de la casa

Algunos perros son muy curiosos.

© Jaromir Chalabala / Shutterstock

Los perros pueden llegar a romper objetos como la puerta, la mesa o las plantas de tu casa. Aquí algunos consejos para evitar este comportamiento.

Por Dr. Gabriel García, veterinario y redactor médico en la sección 'Mascotas' del periódico EL TIEMPO

Actualizado el

Uno de los motivos que más preocupa, sobre todo a los tutores o amos primerizos, es qué tan afectado se verá el hogar (mobiliario, plantas, entre otros elementos) con la llegada de un miembro perruno a casa.

Muchas personas le temen a que la educación de la mascota sea algo muy difícil y que los platos rotos terminen pagándolos las cosas materiales que se tienen dentro de la habitación.

Despreocúpate, aquí te tenemos consejos y recomendaciones para evitar que tu perro se convierta en un elemento destructor de todo lo que encuentra a su paso.

¿Es normal que tu perro destroce las cosas de tu casa?

Sí, es normal. Muchas veces mientras el perro se está acostumbrando al entorno, y gracias a su ávida curiosidad, termina por destruir algún elemento del hogar. Es parte del aprendizaje tanto de él como tuyo.

Sin embargo, para que la convivencia entre amos y perros sea siempre sana, es importante educar, establecer límites y ser paciente; de esta forma, cuando la etapa de aprendizaje y curiosidad cese, tu perro será un animal bien comportado.

¿Por qué los perros rompen las cosas?

Tanto perros cachorros como adultos son curiosos por naturaleza: les encanta variar texturas, experimentar con sabores, jugar con objetos, etc.

Ellos no reconocen la importancia o el valor sentimental, económico o material de las cosas que podemos tener en casa y ven en esos objetos un entretenimiento, una distracción y un juego.

Este tipo de comportamiento es normal en los animales mientras conocen y se relacionan con el entorno y forma parte de la manera en la que se apropian del espacio.

Esto no quiere decir que debas dejar que tu perro muerda o juegue con todos los objetos de la casa, sino que mientras aprende qué puede o no puede hacer, tengas todos los objetos que son más valiosos para ti lejos de su alcance.

Una vez reconocidos los límites y aquellos “permitidos”, podrás ir experimentando, progresivamente, hasta que él aprenda cuáles objetos son aptos para jugar y curiosear, y los que definitivamente le están prohibidos.

Una cuestión de edad

Son los cachorros antes del año de edad los que suelen ser más curiosos y también más culpables de los destrozos del hogar. Esto está dado porque tienen un “apetito” mayor por entender el mundo que los está rodeando.

Para ello utilizan la boca y los dientes como lo haríamos los seres humanos con nuestros órganos de los sentidos.

Los perros adultos también pueden tener actitudes como estas. Sin embargo, con la madurez van aprendiendo ciertas normas de comportamiento en sociedad, que vienen dadas de las experiencias de las etapas tempranas y también con el relacionamiento con los seres humanos.

Pueden recordar llamados de atención cuando se comportaron de ciertas formas o dañaron ciertos objetos.

Algo que vale la pena mencionar también es que cuando hay problemas de comportamiento como ansiedad, estrés, nerviosismo, miedo o angustia, los perros, adultos o cachorros, que ya habían logrado aprender comportamientos adecuados, pueden empezar a manifestarlos de nuevo producto de esos sentimientos que los dominan.

También, los perros que han sido rescatados o adoptados necesitan unas etapas de socialización con los elementos dentro del hogar, ya que para ellos todo será novedoso y querrán explorar.

Razas de perros que más destrozos causan

También existen unas razas más curiosas que otras. Esto se da porque el nivel de actividad física y de estimulación sensorial que tienen los perros puede variar entre ellas.

Normalmente, todos los perros requieren de estimulación y de sentirse útiles para algo. Esto viene dado por la sensación de no ser un objeto decorativo, sino ser un componente importante de las familias multiespecie y desempeñar labores.

Para ellos, y para sus cerebros, es importante estar activos y estimulados, lo cual se puede lograr a través de juegos, entrenamiento, paseos y educación.

Sin embargo, hay unas razas de perros que pueden ser consideradas como “más hiperactivas” por necesitar mayor estimulación, tanto física como mental, para evitar que todo ese exceso de energía se exprese destrozando cosas en tu casa.

Razas de perros más hiperactivas:

Si tu perro pertenece a alguna de las razas mencionadas, no quiere decir que tienes en casa a un destructor en potencia, sino que deberás esmerarte más en que siempre esté estimulado y que realice suficiente actividad física durante el día para que gaste toda la energía extra que posee.

Causas de por qué tu perro rompe o destroza cosas

Las causas de un “mal comportamiento” de tu perro son diversas y pueden estar relacionadas con problemas internos o externos. Lo importante, para saber cómo corregirlo, es saber identificarlas para poder tratarlas. 

Dentro del amplio grupo de causas, podemos agruparlas así:

Al igual que sucede con los seres humanos, los perros también necesitan ser educados para poder relacionarse de forma sana con el entorno que los rodea. Muchas personas no reconocen que el perro, desde el primer minuto en que llega a casa, necesita ser educado adecuadamente y hay ciertos comportamientos que cuando cachorros nos pueden parecer graciosos y hasta tiernos, pero que pueden convertirse en problemas más adelante si no se corrigen a tiempo.

  • “Perronalidad”

Como lo mencionamos anteriormente, existen unas características de conducta que vienen dadas por la raza a la cual pertenezca tu perro. Esto hará que necesite más o menos estimulación y actividad física. Esta no puede ser una limitante, sino una oportunidad para prestar más atención y brindarle más herramientas para un adecuado comportamiento.

  • Ambientes estériles o desiertos

Cuando los perros no encuentran en su entorno elementos que los estimulen lo suficiente como para no tener que recurrir a zapatos, muebles, plantas, etc., empiezan a buscar actividades que les brinden un efecto calmante ante situaciones como aburrimiento, ansiedad, depresión, estrés, entre otras. La recomendación es que siempre tengas juguetes dentro de casa que estén disponibles para tu perro en cualquier momento.

  • Sensaciones

El aburrimiento, estrés, ansiedad, frustración, miedo, dolor, entre otros, pueden hacer que tu perro empiece a manifestar problemas de conducta dentro del hogar.

  • Soledad

Los perros también pueden experimentar episodios de depresión cuando pasan mucho tiempo solos. Esto se manifiesta en episodios de ansiedad, exceso de curiosidad y una necesidad aumentada de reclamar atención. Uno de los mecanismos por el cual optan para llamar nuestra atención, aunque de manera negativa, es a través de la destrucción de algunos elementos en casa.

  • Cambio de dientes 

Los perros cachorros mudan de dientes temporales a definitivos entre los tres y los siete meses de vida. En esa época tienden a querer tener todo en la boca por la molestia en las encías que les causa este cambio. A esta etapa se le conoce con el nombre de etapa oral.

Objetos que más rompen o destrozan los perros

Si bien es difícil mencionar cuáles son los objetos más “preciados” para los perros, sí podemos listar algunos que suelen ser llamativos para ellos quizá por la cercanía, la textura o porque representan una fuente de juego estimulante. Entre ellos podemos encontrar:

  • Plantas

La textura, la novedad y la presencia de tierra para explorar hacen que sean bastante llamativas para los perros.

  • Zapatos

Por estar a su alcance y tener una textura apta para morder, el calzado será uno de los principales atacados siempre.

  • Alimentos

En algunos hogares, los perros tienen fácil acceso a diferentes alimentos como papa, aguacate o palta, tomate, frutas, etc. Estos, aparte de ser llamativos por el sabor, pueden ser peligrosos ya que pueden causar intoxicaciones o atragantamientos.

  • Elementos de aseo

Aunque los sabores no pueden ser los más llamativos, los recipientes plásticos en los cuales están contenidos sí, por lo que hay que tener especial cuidado con dejar estos elementos a su alcance.

  • Mobiliario

Sobre todo si este es de madera como las patas de la cama, del sofá o de una silla. 

Aunque el listado puede ser mucho más amplio, estos son los objetos que más frecuentemente se ven atacados dentro del hogar.

La verdad es que cualquier elemento que esté al alcance de tu perro se puede convertir en víctima de sus dientes y de sus juegos, por lo que, si tienes algo muy valioso en tu hogar, es importante que lo guardes en lugares a los que tu perro no tenga fácil acceso por lo menos mientras él se educa.

¿Qué hacer si tu perro rompe o detroza las cosas de tu casa?

La palabra clave para evitar estos problemas de convivencia es, definitivamente, educación. A través de ella puedes enseñarle a tu perro buenos hábitos, comportamientos e incluso trucos para que realice.

Muchas personas tienden a pensar que esto requiere de una formación especial o de demasiado tiempo. Sin embargo, los límites y reglas básicas se pueden, y deben, enseñar dentro de casa para evitar problemas más adelante.

Soluciones para evitar que tu perro destroce cosas de tu casa

  • Educación

Desde rutinas, hábitos, elementos que sí puede masticar, horarios, etc., todo es susceptible de poderse enseñar. No se necesita ser experimentado en el área, sino crear horarios de entrenamiento que sean seguidos en el tiempo y que generen una recompensa para tu mascota. 

Durante el proceso de educación, debes estar pendiente de las cosas malas que tu perro haga para poder corregirlo a tiempo. Por ejemplo, cuando esté mordiendo un zapato, puedes quitárselo de la boca, decirle no y, acto seguido, entregarle el juguete que él sí pueda morder. De esta forma aprenderá qué objetos sí y cuáles no puede morder.

  • Refuerzo positivo 

Estos pueden ser desde caricias, palabras sencillas como “bien”, “muy bien”, “correcto”, entre otras; snacks, galletas o croquetas, o permitirle jugar con su juguete preferido. Diferentes estudios en el mundo han demostrado que las conductas que los perros relacionan con la obtención de un elemento placentero serán más fácilmente recordadas que aquellas que ellos relacionan con castigos, deprivaciones, golpes o palabras negativas.

  • Actividad física y mental constante

En el mercado puedes encontrar juguetes que presentan retos de recompensa alimenticia para tu perro (tipo Kong, tapetes olfatorios o de actividades, entre otros) o también puedes diseñarlos en casa haciendo uso de recipientes, cajas de cartón, pelotas, entre otros objetos.

  • Sé organizado

No dejes elementos al alcance de un mordisco. Muchas veces no es culpa de los perros, sino de los amos que son desorganizados o que tienen un exceso de cosas en casa que resultan llamativas para ellos.

  • Ayuda profesional

Si no dispones de suficiente tiempo para que tu perro haga actividad física o para entrenarlo, puedes buscar ayuda profesional de parte de entrenadores, paseadores e incluso colegios o guarderías caninas.

  • Productos reguladores del comportamiento

Algunas personas hacen uso de elementos que pueden hacer que tu perro pierda el interés en ciertos objetos por su olor, sabor o porque emiten pequeños chorros de agua que los pueden asustar. Si bien estos elementos ayudan a evitar que tu perro tenga ciertos comportamientos, no corrigen de base el origen de la conducta inapropiada y solo funcionan como un elemento que los ahuyenta.

Esencias, feromonas, sonidos, aceites esenciales, aerosoles (sprays) para ahuyentar, entre otros, pueden ser excelentes aliados en el tratamiento de problemas de comportamiento de los perros.

  • Tratamientos con etólogos

En algunas ocasiones, cuando son casos graves, los perros pueden necesitar tratamientos con medicamentos, para lo cual es importante consultar con un profesional antes de automedicar a la mascota.

Cuando el origen del problema puede ser por algún problema etológico más grave (miedo, ansiedad, agresividad, aburrimiento, depresión, etc.), es importante consultar con un médico veterinario etólogo, ya que las soluciones pueden necesitar de un tratamiento más especializado.

Deja un comentario
0 comentarios
Confirmación de la eliminación

¿Estás seguro de querer borrar este comentario?

Conéctate para comentar