¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

¿Cuánto dura el embarazo de un perro en meses?

Una perra cuida a sus cachorros

El parto es un momento crítico.

© studio hoto / Shutterstock

Te explicamos cuánto dura el embarazo de una perrita, los signos más comunes y cómo actuar frente al parto de tu mascota.

Por Dr. Gabriel García, veterinario y redactor médico en la sección 'Mascotas' del periódico EL TIEMPO

Actualizado el

Quizás hayas escuchado decir que la gestación es la “dulce espera”. Sin embargo, ¿tienes certeza de cuánto dura la gestación de un perro y qué sucede mes a mes?

Debes tener en cuenta que como amo responsable, lo mejor es conocer bien cómo se lleva a cabo la gestación de los perros, cuánto dura y cuáles son los cuidados de cada etapa.

De una adecuada asistencia dependerá no solo la vida de los cachorros, sino también de la madre.

¿Qué es la gestación?

La gestación es la etapa más trascendental de la vida de un cachorro y también de la madre. Es precisamente en ese momento en donde los cachorros adquieren, forman y desarrollan todas aquellas cualidades, características y órganos que les permitirán, siendo adultos, relacionarse con el entorno y crecer sanamente.

Generalidades de la reproducción en perros

Antes de hablar de la gestación y el parto de los perros, conviene conocer un poco sobre las generalidades de la reproducción de los caninos, esto ayudará a que la reproducción de los perros sea deseada y, sobre todo, responsable.

En promedio, los perros (tanto machos como hembras) alcanzan la madurez sexual desde los seis meses. Es a partir de allí que el animal se encuentra apto, tanto física como mentalmente, para empezar a procrear.

Sin embargo, la edad ideal para la reproducción es después de los 10 meses de edad (en el macho) y de los 12 meses (en la hembra), y hasta los 10 años en machos y hembras. Antes o después de esas fechas, el cuerpo y las células sexuales no se encuentran en óptimas condiciones y la gestación y el parto pueden presentar complicaciones indeseadas.

Épocas de celo en perros hembra y macho

  • Hembras:

Es importante que tengas en cuenta que las hembras caninas tienen, en general, dos celos (etapas donde son aptas reproductivamente) al año. Esta etapa dura aproximadamente 5 a 10 días.

  • Machos:

No tienen épocas de celo y sus células sexuales se encuentran aptas siempre.

Duración del embarazo de un perro en meses

La gestación de un perro dura aproximadamente dos meses (65 días). Sin embargo, se maneja un estimado de 58 a 70 días ya que esto puede variar de acuerdo con la raza, la edad, el número de partos previos que se haya tenido, el tamaño de la madre y el número de cachorros que vengan en camino.

Otro dato que vale la pena mencionar es que el número de cachorros depende del tamaño de la hembra: las razas pequeñas pueden tener de 3 a 5 perritos por camada y las razas grandes pueden tener entre 7 y 9 crías por camada.

Existen casos excepcionales en los cuales este número puede aumentar, por lo que es importante hacer uso de las pruebas diagnósticas disponibles para estar muy preparados.

¿Cómo saber si tu perra está embarazada?

Es indispensable aprender a reconocer los cambios físicos, comportamentales y fisiológicos que se producen durante la gestación con el fin de preparar la llegada de los cachorros y proveerle a la futura madre las mejores condiciones para que, tanto ella como los cachorros, gocen de buena salud y tengan un parto sin complicaciones

Si bien muchos de los cambios los podrás empezar a notar a los 20 o 30 días de gestación, si conoces muy bien el comportamiento habitual de tu perro, podrás identificar con mayor claridad cualquier variación en las actitudes de tu mascota.

Los principales cambios que se pueden observar durante esta época son:

  • Ausencia de ciclo

El ciclo de las hembras está mayormente influenciado por las hormonas (esos mensajeros químicos del organismo). Ya habíamos mencionado anteriormente que las hembras caninas tienen en promedio dos ciclos por año. Sin embargo, cuando una hembra inicia el periodo de gestación, las hormonas empezarán a adecuar el organismo para permitir el desarrollo de los cachorros en el vientre de la madre, por lo que el ciclo se puede ver retrasado o puede estar ausente por completo. A pesar de que este signo no es definitivo ni concluyente, sí vale la pena prestar atención porque puede ser una primera señal de embarazo.

  • Comportamiento

Conforme avanza la gestación, el comportamiento de las perras empieza a cambiar, dando origen a comportamientos maternales como la búsqueda de lugares tranquilos, una baja en la actividad física, un aumento en el consumo de alimento, un rechazo o apatía a jugar con otros perros durante los paseos (en especial si se trata de machos), tu perra puede descansar o dormir más y quizá pueda estar más nerviosa, ansiosa, afectiva o apática. Todos estos cambios son completamente normales y dan indicios de que las hormonas están preparando a la futura madre para recibir a las crías.

  • Cambios físicos

El aumento de peso, la variación en la forma del abdomen y también el aumento del tamaño de los pezones son indicativos fiables del embarazo de tu mascota. Todos estos cambios también son influenciados por las hormonas de la gestación, que lo que hacen es ir preparando al cuerpo para la gestación, el parto y la lactancia.

  • Consumo de alimento

Podrás notar que tu perra ya no siente el mismo apetito por la comida que usualmente come y a medida que avanza la gestación, empezará a buscar o pedir un cambio de dieta. Lo ideal es que pasados 30 días de gestación, se empiece a incluir en la dieta de la madre la comida para cachorros que les dará una nutrición más acorde con la etapa en la que se encuentran. Una recomendación en este aspecto es siempre alimentar a la madre y no permitir que pase tiempos de ayuno prolongados para evitar problemas en los cachorros.

  • Náuseas, vómitos y/o dolor abdominal

Van muy de la mano con la parte de la alimentación. El cuerpo de la madre esta pasando por una etapa en la que su organismo tiene que hacer espacio para alojar a los cachorros, por lo que puede comer poco, vomitar o presentar signos de dolor al realizar ciertos movimientos.

Si observas alguno o varios de los signos anteriormente mencionados, será hora de acudir al médico veterinario para confirmar el diagnostico de embarazo a través de diferentes pruebas que la medicina tiene a disposición para este fin.

Pruebas para diagnosticar el embarazo en un perro

  • Ecografía

Esta prueba se puede realizar a partir del primer mes (25 días) de gestación. No solo sirve para confirmar la gestación, sino que brinda información confiable del estado, número y posición de los cachorros, además de un estimado de la semana de gestación en la que está la madre. La sugerencia es que se haga con cierta periodicidad (cada mes) para saber cómo va la evolución y el desarrollo de las crías y también para anticiparse a un parte complicado.

  • Prueba de sangre

En la medicina veterinaria aún no se cuenta con pruebas de embarazo rápidas como en el caso de los seres humanos. Sin embargo, a partir del primer mes de embarazo (35 días), tu médico veterinario puede realizar una prueba confirmatoria del embarazo a través de la sangre.

  • Radiografía

Esta es una prueba que debe realizarse por un profesional ya que los cachorros antes del primer mes pueden ser más susceptibles a los rayos X. A través de esta ayuda diagnóstica se puede conocer el número de cachorros, evaluar posibles malformaciones y también conocer qué tan preparada está anatómicamente la madre para el proceso de parto.

Embarazo de un perro mes a mes y semana a semana

La gestación y el parto son momentos muy especiales e importantes tanto en la vida de nuestras mascotas como en la nuestra. Tanto la futura madre, como tú y tu familia, pueden estar llenos de ansiedad, nervios e inquietudes. Sin embargo, hay que estar preparados para actuar con delicadeza, paciencia, agilidad, determinación y, sobre todo, con conocimiento. Por este motivo, conviene saber qué sucede semana a semana en la gestación.

  • Primer mes:

Semana 1 (0-7 días): Después de la fecundación (unión del espermatozoide con el óvulo), las células empiezan a dividirse. Este es un proceso interno y microscópico que no producirá cambios o signos de embarazo.

Semana 2 (7-14 días): Las células continúan dividiéndose al interior de la madre. Pueden observarse cambios comportamentales no muy significativos.

Semana 3 (14-21 días): En esta etapa, los cachorros empiezan su proceso de formación aunque aún no producen mayores cambios en la apariencia física de la madre debido a su reducido tamaño. Es en esta etapa donde las células que anteriormente se estaban dividiendo se fijan en el útero de la madre, el cual está iniciando la preparación para alojarlos por lo que pequeños cambios se pueden observar en exámenes de sangre que permiten determinar la preñez.

Semana 4 (21-28 días): Pasado el primer mes de gestación, los cachorros pueden llegar a medir hasta 3 cm y tienen desarrollada la columna vertebral y otros pequeños órganos pueden empezar a diferenciarse. La madre puede empezar a manifestar cambios físicos en sus glándulas mamarias y en el tamaño del abdomen.

  • Segundo mes:

Semana 5 (28-35 días): Los futuros cachorros ya pueden llegar a medir entre 5 y 6 cm por lo cual se pueden observar a través de una ecografía. Como el desarrollo se está llevando a cabo de manera progresiva, es importante prestar atención a los cuidados, la alimentación y otros cambios que puedan ser extraños en la madre.

Semana 6 (35- 42 días): El abdomen de la futura madre puede empezar a mostrar un abultamiento más notorio ya que los cachorros alcanzan a medir 6 o 7 cm y empiezan a formar progresivamente los huesos, por lo que la alimentación debe proveer el calcio necesario a la madre y a las crías. También es importante ir preparando el hogar para la llegada de los cachorros.

Semana 7 (42-49 días): Ingresamos al ultimo tercio de la gestación. En esta etapa los cachorros ya han terminado de crecer y tendrán un tamaño apropiado. Los cambios en la madre serán más notorios ya que se puede observar la salida de leche y un aumento definitivo del tamaño del abdomen. A partir de este momento, se puede hacer una placa de rayos X que ayudará a determinar malformaciones, anomalías o problemas tanto en la madre como en los cachorros.

Semana 8 (49-57 días): El momento del parto está cada vez más cerca, por lo que es importante que la madre disponga de un lugar especial dentro de casa que le brinde protección, buena temperatura y que tenga todo lo necesario: comida, agua, abrigo, etc., y que esté alejado de cualquier fuente potencial de estrés como ruidos, luces u olores fuertes.

  • Tercer mes:

Semana 9 (57-65 días): En esta etapa, los cachorros empiezan a posicionarse y prepararse para el momento del parto. La madre continúa con la preparación y la podrás observar más apática, nerviosa y ansiosa. Además, puede empezar a manifestar lamido constante, micciones involuntarias, temblores musculares, vocalizaciones y otros signos. El día anterior al parto (aproximadamente 16 a 30 horas antes), los cachorros producirán cambios hormonales en la madre por lo cual podrás observarla retraída, inapetente y con una temperatura corporal baja (uno a dos grados centígrados). Como el parto se acerca, es importante tener todos los elementos necesarios para este momento a la mano, así como el número de tu médico veterinario de confianza.

Fases del parto

De los 60 a los 65 días, hay que estar alerta a cualquier cambio repentino que la madre pueda mostrar, eso es indicativo de que el parto puede estar acercándose. Si bien en la mayoría de los casos no se hace necesaria la presencia de un médico veterinario para atender el parto, sí es importante haber realizado chequeos previos para prever anomalías que puedan complicar el momento y que necesiten de atención especializada.

El parto se puede dividir en tres fases importantes:

  • Fase I

Conocida como la fase de relajación y dilatación, esta puede tomar entre 6 a 24 horas. Aquí se inicia la dilatación del útero e inician las contracciones por lo que la madre está inquieta, temblorosa, agitada y, además, puede llegar a vocalizar y/o vomitar.

  • Fase II

Se conoce como la fase de expulsión, ya que las contracciones aumentan la duración (1 minuto) y se presentan con más frecuencia (cada 4 a 5 minutos). Dichas contracciones hacen que los cachorros avancen por el canal del parto y sean expulsados con un intervalo de hasta 2 horas entre cachorros. Lo usual es que las madres, por instinto maternal, corten el cordón umbilical, estimulen a las crías a través del lamido y acomoden a los cachorros para que tomen leche.

  • Fase III

Esta fase se completa con la expulsión de los cachorros y también de las placentas. Puede durar de pocos minutos hasta 24-36 horas. Se considera que el parto ha terminado cuando la madre ha expulsado a todos sus cachorros, se encuentra más tranquila y amamantando a las crías.

Señales de alarma durante el embarazo y parto de un perro

Estas son algunas señales a las que debes prestarle atención y buscar con urgencia apoyo profesional veterinario:

  • Gestación que toma más de 65 días.
  • La madre tarda más de 24 horas en dar a luz una vez iniciado el proceso de parto.
  • La madre lleva más de una hora con contracciones pero no ha expulsado a ningún cachorro.
  • El intervalo entre cría y cría toma más de 4 horas.
  • La madre presenta apatía, indiferencia o no muestra ningún síntoma de dolor o incomodidad.
  • Si posterior al parto la madre presenta fiebre, falta de apetito, decaimiento, convulsiones o rechaza a los cachorros.

Ante la observación de cualquiera de estas señales, es importante acudir con urgencia a un médico veterinario por tratarse de una emergencia vital tanto para la madre como para sus crías.

Los consejos publicados en Wamiz tienen una finalidad informativa y nunca deben ser utilizados como un sustituto a la consulta con un veterinario o especialista de la salud.

Deja un comentario
0 comentarios
Confirmación de la eliminación

¿Estás seguro de querer borrar este comentario?

Conéctate para comentar