¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

La familia Obama despide a su perro Bo

Bo, el perro de los Obama, en la Casa Blanca dog-sad

Bo asistía a las citas oficiales de Barack Obama.

© Frontpage / Shutterstock

El perro de la familia Obama, de raza agua portugués, tuvo una destacada presencia en la Casa Blanca. Murió de cáncer.

Por Manuel Casado

Publicado el 10/5/21 11:09

Bo, uno de los perros de agua portugués de la familia Obama, falleció a los 12 años tras una lucha contra el cáncer. La noticia fue dada a conocer tanto por Barack como Michell Obama mediante las respectivas cartas de despedida que publicaron en sus redes sociales, junto a una serie de fotos juntos.

Hoy nuestra familia perdió a un verdadero amigo y compañero leal. Durante más de una década, Bo fue una constante y amable presencia en nuestras vidas, felices de vernos en nuestros días buenos, malos y todos los demás días”, fueron las palabras del exmandatario estadounidense.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Barack Obama (@barackobama)

Bo llegó en 2009 a la familia Obama como regalo del fallecido demócrata Ted Kennedy, una de las figuras políticas que más impulsó su candidatura durante las elecciones un año antes. Desde entonces, este perro de pelaje rizado negro con manchones blancos transcurrió buena parte de sus días en la Casa Blanca y no tardó en ganarse el cariño del público infantil.

Era costumbre verlo en citas oficiales y visitando centros médicos para niños. Hasta recibía cartas de afecto y llegó a protagonizar un cuento animado titulado “Bo, America's Commander in Leash” (“Bo, el comandante en jefe de EE. UU.”), en referencia al rango de comandante jefe de las Fuerzas Armadas que tiene la figura presidencial en Estados Unidos.

“También sabemos que no éramos los únicos que queríamos a Bo y damos las gracias por el amor que todos ustedes le mostraron durante estos años. Por favor, abracen un poquito más fuerte a los miembros peludos de su familia esta noche y acaricien sus barriguitas de nuestra parte”, agregó la antigua primera dama Michell Obama, quien había dado a conocer la enfermedad que sufría la mascota.

El origen del nombre de Bo fue una suerte de homenaje al padre de Michell, al que apodaban “Didley”, como Bo Didley, el cantante de rock estadounidense. Desde 2012, dejó de ser el único can de la casa cuando se sumó su “hermana menor” Sunny, de la misma raza y color que él.

Toleró todo el alboroto que implicaba estar en la Casa Blanca, ladraba mucho pero no mordía, amaba meterse a la piscina en verano, era imperceptible con los niños, se comía las sobras de la cena y tenía un gran pelaje. Él era exactamente lo que necesitábamos y más de lo que esperábamos. Lo extrañaremos mucho”, concluyó Barack Obama en su carta.