¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

Esta sería la causa de las reacciones violentas en perros

Perros agresivos dog-serious

Un nuevo estudio realizado en Suecia señala que el miedo sería la principal razón de las reacciones violentas en perros.

Por Manuel Casado

Publicado el 7/5/21 11:40, Actualizado el 23/6/21 10:02

Cada vez que un perro queda involucrado en alguna agresión sobre una persona u otro animal se abre un debate acerca de las posibles causas. En algunos casos, esto ha llevado a la estigmatización de ciertas razas a las que se acusan —sin sustentos concretos— de ser más violentas que otras.

Pero, para poder llevar a cabo un estudio exhaustivo, la Universidad de Helsinki (Suecia) analizó 9 mil perros. Como resultado, se tuvo en cuenta la edad, la raza, la compañía de otros miembros de la misma especie, la experiencia previa de la persona a cargo y el miedo, siendo esta última la principal causa del comportamiento agresivo.

“El miedo de los perros tuvo un fuerte vínculo con el comportamiento agresivo, y los perros temerosos eran muchas veces más propensos a comportarse de forma agresiva”, explicó Salla Mikkola, una de las investigadoras a cargo del trabajo.

El gruñido y las mordidas en exceso son rasgos de violencia

El comportamiento de los perros pequeños tiende a presentar rasgos más agresivos que el de los medianos y grandes. Sin embargo, no se considera necesariamente tan amenazante como el de los perros grandes, capaces de provocar mayores consecuencias.

El collie de pelo largo, el caniche (juguete, miniatura y mediano) y el schnauzer miniatura resultaron las razas más agresivas. Como era de esperar, las razas populares de labrador retriever y golden retriever estaban en el otro extremo”, afirmó el profesor y coautor Hannes Lohi.

A eso se suma que las diferencias en la agresividad entre razas pueden deberse a una causa genética. Mikkola, además, destacó que “los perros mayores tuvieron más probabilidades de comportarse de forma agresiva que los más jóvenes” y que “una de las posibles razones detrás de esto puede ser el dolor causado por una enfermedad”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Brutal Dogs (@brutal.dogs)

Los gruñidos, ladridos, chasquidos y mordeduras pueden ser parte de los comportamientos agresivos en perros. Sin embargo, el estudio aclara que estas reacciones no siempre se dan en un marco de violencia, como ocurre durante un juego. El problema surge cuando se da en exceso, lo que convierte al perro en una amenaza tanto para humanos como otros animales.

“En los perros de familia normales, el comportamiento agresivo a menudo no es deseado, mientras que se espera que algunos perros con deberes oficiales tengan la capacidad de agresividad. Al mismo tiempo, la agresividad puede ser causada por problemas de bienestar, como el dolor crónico”, añadió Mikkola.

Un perro chico es más agresivo, pero menos amenazante que uno grande

El estudio contempló la agresividad tanto hacia los dueños de perros como hacia seres humanos desconocidos. Se clasificaron como agresivos a aquellos que gruñeron con frecuencia y/o habían intentado morder o mordieron a un humano.

El estudio también determinó que los perros machos son más agresivos que las hembras y, pese a lo que usualmente se cree, la esterilización no tuvo ninguna injerencia sobre el comportamiento violento. Además, los perros con dueños sin experiencia tienen más probabilidades de comportarse agresivamente que en el caso contrario.

La relación previa de un perro o la presencia de otros animales en la casa tiene un gran peso. Los ejemplares caninos que pasan tiempo en compañía de otros se comportan de forma menos agresiva que los que viven sin otros perros en el hogar. Esto ya ha sido tratado anteriormente. Pero, los autores, mencionaron que la causa aún no es clara.

“En el caso de perros propensos a comportamientos agresivos en primera instancia, es posible que los dueños no deseen necesariamente correr el riesgo de tener conflictos con otro perro”, concluyó al respecto Mikkola.

Este trabajo forma parte de un proyecto integral de la Academia de Finlandia sobre la epidemiología del comportamiento canino. Además de las Facultades de Medicina y Medicina Veterinaria de la Universidad de Helsinki, participaron el Centro de Investigación Folkhälsan, el Consejo Europeo de Investigación, la plataforma de financiación ERA-NET NEURON y la Fundación Jane y Aatos Erkko.