¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

Muerte del príncipe Felipe: la reina Isabel II se refugia en sus perros

La reina Isabel II y el príncipe Felipe durante un desfile dog-sad

La reina Isabel II ha tenido más de 30 perros.

© Featureflash Photo Agency / Shutterstock

La reina Isabel II es una amante de los perros y, desde que su esposo falleció, ha encontrado consuelo en sus dos nuevos cachorros.

Por Manuel Casado

Publicado el 12/4/21 8:58

La muerte del duque Felipe de Edimburgo, de 99 años, fue un golpe duro para la corona británica y, especialmente, para la reina Isabel II, quien estuvo casada durante más de 73 años con el príncipe ya fallecido.

Allegados al seno familiar cuentan que la reina se ha aferrado a sus dos nuevos cachorros para sobrellevar la pérdida de su esposo. Sus cachorros la acompañan desde comienzos del 2021, cuando la afección cardíaca que sufría el príncipe comenzó a agravarse y derivó en diversas internaciones.

Uno de ellos es un dorgi (una mezcla entre perro salchicha y corgi) bautizado como “Fergus”. Este nombre fue escogido en homenaje a su tío Fergus Bowes-Lyon, quien murió en un combate durante la Primera Guerra Mundial en Francia. El segundo es “Muick”, también un corgi, una raza por la cual la reina tiene debilidad. El nombre es atribuido a Loch Muick, el imponente lago ubicado en las cercanías del Castillo de Balmoral en Escocia, donde la reina suele pasar sus vacaciones de verano.

Isabel II ha tenido más de 30 perros a lo largo de su vida

Ambos son los primeros corgi de la monarca que no descienden de su primer corgi “Susan”, quien fuera un obsequio de sus padres por su cumpleaños número 18 en 1944. La monarca británica, que el próximo 21 de abril cumplirá 95 años, es una reconocida amante de los perros. Llegó a tener más de 30 ejemplares a lo largo de su vida.

Sus nuevos cachorros, sin embargo, han causado sorpresa. La muerte a fines del año pasado de su famosa mascota “Vulcan”, cruce de perro salchicha y corgi, la dejó solamente con su querido “Candy” —un dorgi anciano— y trascendió que había prometido no tener más perros. Evidentemente, esa postura se ha torcido y la compañía canina representa hoy para la reina uno de sus principales consuelos tras la pérdida del príncipe.