¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

Coronavirus: consecuencias más severas en mascotas

Una mujer mayor con un barbijo británico carga a su gato frente al ventanal de la casa dog-cat-serious

La cepa británica también afectaría a las mascotas.

© Alonafoto / Shutterstock

Científicos alertan que perros y gatos contagiados han “manifestado anomalías cardíacas graves y un deterioro profundo del estado de salud”.

Por Manuel Casado

Publicado el 30/3/21 9:31

El Reino Unido se ha convertido en uno de los epicentros de los daños causados por el coronavirus. Esto fue provocado, en gran parte, por la irrupción de una nueva cepa, la cual es más agresiva hasta con los animales domésticos, de acuerdo con un reciente informe preliminar que se llevó a cabo en Inglaterra.

Investigadores del Ralph Veterinary Referral Center (RVRC) en Marlow, al sur del condado de Buckinghamshire, detectaron que perros y gatos infectados con esta variante británica han manifestado anomalías cardíacas graves y un deterioro profundo del estado de salud, algo que no había ocurrido anteriormente.

“No queremos sembrar el pánico innecesariamente, especialmente porque en este momento tenemos una fuerte sospecha de transmisión de persona a mascota, pero no al revés, y no lo sabemos con certeza. Pero los veterinarios deben ser conscientes de esto para poder comenzar a realizar pruebas si sospechan un caso potencial de infección por covid-19”, explicó Luca Ferasin, cardiólogo y líder del estudio.

La nueva cepa sería más agresiva con los animales domésticos

Los animales domésticos analizados hasta el momento han experimentado problemas respiratorios principalmente. Entre ellos, tos, secreción nasalconjuntivitisestornudos y respiración acelerada o falta de aire, y —en algunos casos— latidos cardíacos irregulares, los cuales pueden conducirlos hasta la muerte. A estos síntomas, además, se suman fatigas musculares, pérdida de apetito letargo.

Pese a que aún se desconoce si es capaz de afectar a algunas especies animales más que a otras o representa un factor de transmisión mayor entre humanos y animales, los investigadores alertaron que “estos hallazgos plantean incógnitas sobre la patogenicidad y podrían reabrir el debate sobre su papel en la dinámica del brote de SARS-CoV-2”.

Esta cepa fue registrada por primera vez durante diciembre del 2020 en Reino Unido y ha alcanzado a alrededor de 85 países. Hace pocos días, científicos del Instituto Zooprofiláctico Experimental de Piamonte Liguria y Valle d'Aosta (IZSPLV) y la Universidad de Texas A&M también reportaron que detectaron casos en perros y gatos contagiados con la variante británica en Italia y Estados Unidos, respectivamente.