¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

Este increíble método permite medir la inteligencia de tu perro

Un perro realiza un juego de memoria dog-serious

Con práctica, un perro puede desarrollar su memoria.

© Aleksey Boyko / Shutterstock

Un perro puede acordarse del nombre de sus juguetes. Expertos aseguran que los canes entrenados y sugestionados aprenden más fácil.

Por Manuel Casado

Publicado el 25/2/21 14:31, Actualizado el 1/3/21 12:07

Tu perro tiene intelecto y puede medirse. Tras varios intentos y pruebas, un grupo de investigadores publicaron un artículo en la revista Nature donde aseguraron que nuestros amigos caninos son capaces de acordarse del nombre de sus pertenencias y que su habilidad cognitiva puede ser evaluada.

En el artículo, los especialistas explicaron que los animales son capaces, por ejemplo, de aprender el nombre de un juguete. Solo deben escucharlo cuatro veces.

Sin embargo, detallaron que no es común en todos los perros, sino que es posible solo en aquellos que están más adiestrados y sugestionados a la hora de memorizar.

Medir la capacidad cognitiva 

Para medir la capacidad cognitiva canina, dieron a conocer una serie de pasos para ver si la mascota puede aprender los nombres de sus juguetes.

De esa manera, citaron el estudio que involucró a 20 voluntarios, de los cuales desatacaron el caso de dos perros: Whisky, un collie que sabe el nombre de 59 juguetes, y Vicky Nina, una yorkshire que conoce 42 objetos.

El desarrollo cognitivo también depende de la raza y la estimulación sobre el perro

En el ejercicio, cada uno de los perros tuvo que acercar cada artefacto por turno, sin que la persona pudiera ver el objeto para no interferir en la decisión del animal.

De esta manera, comprobaron que Vicky Nina y Whisky podían identificar los nombres de todos sus juguetes.

Así, le sumaron dos nuevos elementos al ejercicio, utilizando cada uno por turno en un grupo de juguetes que ya conocían los perros.

Vicky Nina desarrolló la prueba con un 52% de acierto (la más alta), mientras que Whisky eligió siempre el juguete nuevo.

Los investigadores explicaron que, a diferencia de esta pareja, los otros perros que participaron de las pruebas no contaban con la suficiente experiencia previa en el aprendizaje de nombres, ni tenían su entrenamiento.

Por lo que su rendimiento fue menor.

Tras las pruebas anteriores, cada animal tuvo que observar un objeto nuevo al que se lo nombraron cuatro veces y le permitieron interactuar durante un tiempo.

No se incluyeron juguetes familiares ya que, si identifica el resto de los objetos, podría elegir el correcto por desconocer la nueva palabra.

Como resultado, tanto Whisky como Vicky Nina tomaron el juguete con más frecuencia de lo que predijeron los científicos.

Sin embargo, luego de unos 10 minutos de repetir el ejercicio, su memoria se perdió en un gran porcentaje.

A modo de conclusión, el estudio puntualizó que los nuevos aprendizajes pueden incorporarse relativamente fácil en los perros, pero la retención del conocimiento requiere un esfuerzo superior.

Esto significa que el desarrollo cognitivo depende de la raza, así como también del nivel de motivación y formación del animal.