¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

¿Por qué mi gato estornuda mucho?

Gato estornudando

El estornudo es un acto reflejo.

© Koldunov Alexey / Shutterstock

Existen varias razones por las que un gato estornuda mucho. Pueden ser virales, obstructivas o ambientales. Te lo explicamos todo aquí.

Por Lucía F. Vargas

Publicado el 28/9/21 5:07

A los gatos también les da gripa. En realidad, son muy sensibles a los cambios de temperatura y pueden pasar más de una semana con los ojos llorosos y con estornudos.

Si eres dueño de un gato, quizás te has preocupado más de una vez al ver a tu minino estornudar muchas veces en un lapso de apenas unos segundos o minutos. Ante todo, tranquilidad.

Los motivos por los que esto sucede, explican los expertos, son múltiples y variados. Y es difícil que finalmente esto obedezca a motivos verdaderamente peligrosos para la salud de tu gato.

La mayoría de las veces el estornudo repetido de tu gato se debe a factores externos que se pueden controlar con cierta facilidad o que producen síntomas que se pueden aliviar.  

¿Por qué mi gato estornuda mucho?

Los gatos estornudan mucho por diversas razones. “El estornudo es un acto reflejo que busca limpiar la zona de los cornetes irritantes o partículas extrañas”, explica a Wamiz Latinoamérica el veterinario colombiano Gonzalo Hernández. 

Es importante fijarse en los diferentes síntomas: como la falta de apetito, las secreciones nasales y oculares, la incapacidad de percibir el olor de los alimentos, los estados de decaimiento. 

También hay que tener en cuenta que estornudar de vez en cuando es un acto reflejo, mediante el cual tu gato expulsa las partículas irritantes de la mucosa nasal.

Pero cuando esta respiración involuntaria no cesa y se prolonga en el tiempo, podría ser un aviso de la existencia de enfermedades, algunas graves, que deben tratarse cuanto antes.

¿Por qué mi gato estornuda más de lo normal?

“Se deben buscar las causas que estimulan este proceso, pueden ser ambientales, obstructivas o virales. Por consiguiente, un veterinario debe revisar al gato”, afirma Hernández.

Tu gato podría tener el virus del herpes felino o el calicivirus. Estos son los virus que más infecciones provocan en el tracto respiratorio de los gatos.

Es habitual observar estornudos y tos en gatos y hasta fiebre. Estas infecciones son contagiosas y si no se tratan a tiempo pueden provocar una neumonía.

Mi gato estornuda y tiene diarrea

Al tener más bajas sus defensas, los gatitos están más expuestos a contraer trastornos en el tracto respiratorio y estornudar más. Estos síntomas pueden ir acompañados de fiebre, diarrea, astenia o pérdida de peso. “El primer paso siempre es llevarlo al veterinario”, aconseja Hernández.

¿Qué hacer si mi gato estornuda mucho?

“Se deben buscar las causas ambientales que estimulen este reflejo: la arena, los aerosoles, el polen o los olores”, explica Hernández.

Los alérgenos o irritantes principales provienen de los ambientadores u otros productos como la arena, el polen, el spray y el polvo.

Mi gato estornuda y saca sangre, ¿qué le puede estar pasando?

Cuando un gato saca sangre por la nariz puede que tenga un leve traumatismo, como un linfoma nasal. No hay que alarmarse, es posible que sea “un acto reflejo, está tratando de limpiar las vías aéreas de posibles agresores de la mucosa”, afirma Hernández.

¿Cuál es el tratamiento para un gato que estornuda mucho?

“Depende de la causa. Si es un cuerpo extraño, retirarlo. Si es viral, estimular el sistema inmune hasta que sea controlado. Si es alérgico, buscar al agresor o usar drogas que reduzcan la inflamación o la respuesta alergénica”, afirma el veterinario colombiano. 

¿Qué le puedo dar a un gato que estornuda mucho?

Si tu gato estornuda mucho, se le puede poner un humidificador para aumentar los niveles de humedad y así aliviar la sequedad de sus vías respiratorias.

Otra buena idea es revisar si has aplicado recientemente productos de limpieza por la casa.

Los gatos, al igual que los perros de tamaño pequeño, son especialmente sensibles al uso de determinados productos fuertes de limpieza como la lejía.

Si ves a tu gato estornudar y con los ojos llorosos justo después de haber hecho una limpieza general en casa, una buena opción puede ser mantenerlo en un lugar elevado de la casa, lejos de esos olores que pueden hacerle daño. 

A mi gato le llora un ojo y estornuda, ¿qué le está pasando?

Posiblemente sea una enfermedad que se llama complejo respiratorio felino u otra enfermedad viral (leucemia, ViLeF, etc.).

Mi gato bebé estornuda mucho y no sé por qué

Debes llevarlo al veterinario. Posiblemente tenga complejo respiratorio felino. Esta es una enfermedad que afecta a los gatitos jóvenes o a individuos adultos inmunodeprimidos. La infección es producida por: herpesvirus, calicivirus, clamidia y bordetella.

¿Qué es y cómo tratar la peritonitis felina?

La peritonitis infecciosa felina es una enfermedad inmunomediada, no se puede diagnosticar actualmente por PCR, ni por inmunofluorescencia, ni por ninguna prueba de laboratorio. Solo en necropsia.

Las pruebas que tenemos actualmente se limitan a buscar la presencia o la respuesta del coronavirus felino, que es el iniciador del problema pero realmente no es la causa de la enfermedad.

El origen de la enfermedad es la respuesta inmune del gato al virus, donde se activa el sistema de defensa pero no se apaga y puede que el virus sea controlado pero la reacción del sistema inmune queda activada y esto es lo que realmente termina matando al paciente.

Esto quiere decir que a pesar de que a un gato le diagnostiquen coronavirus y sea positivo, no es cierto que esto indique que tiene peritonitis infecciosa felina. No existe cura. Normalmente mueren con tratamiento en uno o dos años por mucho.

"El tratamiento se basa de acuerdo a los órganos que afecte, ya que esta enfermedad puede dañar los pulmones, el abdomen y los riñones", explica el doctor Hernández. 

También te puede interesar:

Los consejos publicados en Wamiz tienen una finalidad informativa y nunca deben ser utilizados como un sustituto a la consulta con un veterinario o especialista de la salud.