¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

Alimentos prohibidos para gatos: lista de ingredientes peligrosos

Gato comiendo un alimento peligroso

Algunos ingredientes son peligrosos para los gatos.

© Denis Val / Shutterstock

¿Pueden los gatos comer pollo, carne cruda, fruta, yuca o hígado? Aquí una lista de alimentos que son malos para ellos y que les están prohibidos.

Por Dra. Constanza Pinilla Suárez, veterinaria experta en nutrición de pequeñas especies

Actualizado el

Una dieta equilibrada para gato contendrá mayoritariamente proteínas de origen animal, luego grasas y, por último, carbohidratos. Estos últimos aportarán fibras y minerales y ayudarán a la digestión de tu minino.

Es importante que conozcas bien los alimentos que incorporas en su alimentación cotidiana y que, de ser posible, te asesores con un médico veterinario para que sepas cuáles son sus necesidades nutricionales específicas, de acuerdo a su tamaño, peso y raza.

En ese sentido, existen cierto tipo de alimentos que es mejor evitar para tu gato, pues pueden ocasionarle alergias, intoxicaciones o incluso la muerte.

Muchos de los productos que consumimos, como frutas, verduras, bebidas alcohólicas, golosinas, entre otros, pueden ser dañinos para la salud de tu gato.

La Dra. Constanza Pinilla Suárez, médico veterinario de la Universidad Austral de Chile y experta en nutrición de pequeñas especies (perros y gatos), nos explica cuáles son los alimentos mortales para gatos y por qué resultan tan perjudiciales para su organismo.

Principales alimentos prohibidos para gatos

Los principales alimentos que no pueden comer los gatos se asocian a la presencia de algunos compuestos tóxicos, como, por ejemplo:

  • Chocolate

Es altamente tóxico para los gatos, especialmente al ser amargo, ya que contiene teobromina, considerada tóxica al no poder ser metabolizada de forma correcta. Genera alteraciones de tipo gastrointestinal con vómitos severos, alteraciones cardiovasculares, neurológicas y hasta la muerte si es que el gato ha ingerido dosis muy elevadas.

  • Cebolla

Presenta un compuesto conocido como tiosulfato, el cual induce anemia hemolítica. Es decir, los glóbulos rojos son destruidos gradualmente con la exposición de esta sustancia, por lo que debemos evitar que nuestro gato la consuma.

  • Huesos cocidos

Por su naturaleza astillable, pueden generar graves perforaciones a nivel del tracto gastrointestinal, así como obstrucciones. Muchos casos requieren cirugía para dar su remoción y poder salvar la vida de nuestro gatito.

  • Bebidas alcohólicas

El alcohol es peligroso para los animales domésticos, por lo que debe tenerse especial cuidado durante las celebraciones o festejos para que el gato no se interese por alguna de las bebidas. El alcohol puede generar vómitos y alteraciones a nivel del sistema nervioso central en los gatos.

  • Carnes altamente condimentadas y embutidos

Los productos cárnicos ultraprocesados tienen aportes de grasa muy altos y que podrían afectar la salud de nuestros gatos. El exceso de grasa puede desencadenar cuadros de pancreatitis y los condimentos pueden provocar irritación gastrointestinal.

  • Uvas

Las uvas presentan un compuesto que induce daño renal al darse su consumo en altas cantidades, por lo que debe evitarse su ingestión en gatos para evitar cualquier potencial signo adverso.

El chocolate, la cebolla, el huevo y las uvas son altamente tóxicos para los gatos 

Consejos para escoger el alimento correcto para tu gato

Al comprar los alimentos para tu gato, debes fijarte en múltiples factores, tales como el origen de la proteína declarada, el listado de ingredientes, el análisis garantizado, los tipos de preservantes utilizados y el origen de los almidones.

Lo principal es no dejarte guiar por las imágenes del saco, ya que estas suelen ser muy llamativas y están hechas para lograr ventas a partir del empaque.

Aquí algunos puntos que debes tomar en cuenta a la hora de escoger el alimento de tu gato:

  • Origen de la proteína

El origen de la proteína debiese ser idealmente de origen animal, y esto es declarado por algunos fabricantes. En caso de que no sea declarado, debes revisar el listado de ingredientes y procurar que al menos los tres primeros sean fuentes animales y lo más específicas posibles. Por ejemplo, es preferible que se mencione “carne de pollo deshidratada” en lugar de “carne animal deshidratada”; en el segundo caso, no se menciona qué animal es, por lo que puede existir una alta variedad entre lotes producidos.

  • Ingredientes de origen vegetal

Los ingredientes de origen vegetal, tales como el trigo, maíz, soya, sorgo, batata, guisantes o tapiocas, no debiesen estar ubicados en los primeros ingredientes, ya que esto implicaría que su composición dentro de la fórmula es mayor en relación a los productos animales, que son más saludables para nuestros felinos.

También respecto a los vegetales, son alternativas preferibles a los granos como fuente de carbohidratos (tales como guisantes, tapiocas o papas). Esto se debe a que, por lo general, los granos son más susceptibles a la contaminación con micotoxinas (toxinas producidas por hongos) que otro tipo de almidones, por lo que algunas trazas eventualmente podrían permanecer en la línea de producción y llegar al consumidor final. Esto no ocurre muy seguido, pero es preferible prevenir.

  • Nivel de carbohidratos

Otro factor es evaluar el nivel de carbohidratos presentes en el alimento, ya que si bien los gatos pueden aprovecharlos en cierta medida, no deben ser su principal fuente energética. Esto ocurre porque presentan variaciones metabólicas que llevan a la no priorización del carbohidrato o azúcar como energía, mientras que las proteínas y grasas sí son prioridad para cumplir este requerimiento.

Esto lleva a que los excesos de azúcares terminen siendo depositados como tejido adiposo, por lo que lo ideal es elegir alimentos que tengan 25% de carbohidratos hacia abajo (en alimentos secos). Un detalle es que la mayoría de los alimentos comerciales no declara este contenido, por lo que deberás calcularlo tú mismo. Lo puedes hacer restándole a 100 todos los porcentajes del análisis garantizado (% proteína + % grasa + % cenizas + % humedad + % fibra). Con esto obtendrás la cantidad de carbohidratos que tiene el alimento a evaluar.

  • Conservantes

En el caso de los preservantes, son preferibles los conservantes naturales, tales como la vitamina E o tocoferoles, en comparación a fuentes sintéticas o no declaradas de forma específica.

Si un alimento menciona que solo tiene “antioxidantes”, es preferible que optes por alguno que sí los declare de forma específica.

Por ejemplo, los preservantes sintéticos más conocidos en la alimentación animal son el BHA y el BHT, estos dos se clasifican como potencialmente cancerígenos. Es importante recalcar el factor “potencial”, ya que esto no implica que generen cáncer. Sin embargo, se ha observado en algunos estudios aislados en roedores que pueden dar este efecto, pero no es una norma y es poco observado en animales domésticos.

Estos serían algunos de los puntos importantes que debes considerar al elegir un alimento para tu gato. También es relevante tomar en cuenta sus propias preferencias de alimentación y a partir de esto, dar la elección de la forma más informada posible, evitando el sesgo que pueda generar un empaque atractivo.

Deja un comentario
0 comentarios
Confirmación de la eliminación

¿Estás seguro de querer borrar este comentario?

Conéctate para comentar