¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

Meloxicam para gatos: usos, dosis, precio y efectos secundarios

Gato rojo tomando gotas de meloxicam para gatos en gotas

El meloxicam reduce el dolor y la inflamación.

© Natalia Kopylcova / Shutterstock

Los gatos tienden a disimular muy bien el dolor. Cuando el dolor viene acompañado de inflamación y fiebre, una de las mejores opciones es el meloxicam.

Por Dr. Gabriel García, veterinario y redactor médico en la sección 'Mascotas' del periódico EL TIEMPO

Publicado el 1/6/21 4:16

El manejo clínico de los gatos pone en aprietos no solo a los médicos veterinarios, sino también a los amos: los gatos logran disimular con facilidad cuando están enfermos o se sienten mal.

Por este motivo, hay que estar muy atentos a cualquier cambio físico o comportamental que ellos puedan llegar a manifestar, ya que puede ser indicio de que algo no está del todo bien.

Si logras identificarlo a tiempo, el tratamiento será mucho más efectivo y tu gatito no soportará tantas incomodidades.

El meloxicam es un compuesto altamente efectivo no solo en el manejo del dolor, sino también de otros signos como la fiebre y la inflamación en los gatos, ya que es importante recordar que analgésicos humanos que comúnmente tenemos en casa, como el acetaminofén, son altamente tóxicos para los gatos.

¿Qué es el meloxicam para gatos?

El meloxicam es un compuesto incluido dentro de un extenso grupo de antiinflamatorios que son relativamente nuevos en el mercado. Se empezó a usar aproximadamente desde 1985 en la medicina humana y luego empezó a usarse también en la medicina veterinaria debido a los excelentes resultados observados.

Con el uso frecuente se empezó a ver que su efecto iba más allá de reducir la inflamación en los gatos, por lo cual empezó a usarse en el tratamiento de otros síntomas con igual efectividad.

¿Para qué sirve el meloxicam para gatos?

Cuando hay una lesión o una irritación en el cuerpo de tu gato, el organismo libera proteínas que se encargan de comunicarle a las demás células del cuerpo que existe un daño en algún tejido. El meloxicam impide y regula esa comunicación y como resultado síntomas como la fiebre, la inflamación y el dolor se reducen.

De acuerdo con la descripción anterior, el meloxicam será el compuesto de elección en el tratamiento de la inflamación, el dolor y la fiebre de tu gato.

Pero, además, se puede emplear en el tratamiento de:

  • Dolor e inflamación de los músculos, las articulaciones o de los huesos.
  • Dolor e inflamación causados por accidentes o traumas.
  • Dolor e inflamación antes y después de cirugías como esterilizaciones, cirugías de hueso o de articulaciones, cirugías de tejidos blandos, entre otras.
  • Medicamento de elección para el dolor y la inflamación que se produce en la cistitis (inflamación de la vejiga) felina.
  • Dolor, inflamación o fiebre en caso de enfermedades respiratorias como tratamiento adicional.
  • Como medicación antes de la anestesia (ya que puede ayudar a reducir la cantidad necesaria).
  • Como medicamento previo a la realización de procedimientos de diagnóstico.

Formas de presentación del meloxicam

El meloxicam es el principio activo que se distribuye bajo diferentes nombres comerciales como: Metacam®, Meloxoral®, Meloxic®, Loxicom®, Meloxivet®, Petcam®, entre otros. Estos nombres vienen dados por las casas farmacéuticas que los producen y su composición puede variar ligeramente; sin embargo, el componente principal sigue siendo el mismo: meloxicam.

En las farmacias veterinarias se puede conseguir en presentación oral (gotas, tabletas o jarabe) o inyectable (principalmente por vía subcutánea, aunque en algunas ocasiones y según criterio veterinario, se puede aplicar intramuscular o intravenosa). En el caso de los gatos, la forma más sugerida es la de gotas, ya que se pueden administrar encubiertas dentro de la comida o, si tu gato es tranquilo, directamente en la boca.

Dosis del meloxicam para gatos

La dosis dependerá principalmente de la forma de presentación del producto, la enfermedad para la cual se quiera emplear el medicamento y también el peso del animal a tratar. El médico veterinario será el encargado de determinar cuál es la dosis más adecuada.

Esta puede ser:

Oral:

  • Gotas o jarabe: 0.1 mg por kg de peso del animal cada 24 horas.
  • Tabletas: 0.05 a 0.1 mg por kg de peso del animal cada 24 horas. Esta presentación no es del todo recomendable ya que la dosificación no es tan exacta y puede facilitar una sobredosis.

Inyectable:

  • Subcutánea: 0.1 a 0.3 mg por kg de peso del animal cada 24 horas. Es decir, 0.6 mililitros por cada 10 kg de peso.
  • Intramuscular o intravenosa: 0.1 a 0.2 mg por kg de peso del animal cada 24 horas. Estas vías de administración solo se usan en casos agudos y siempre bajo criterio del médico veterinario tratante.

El efecto del meloxicam empezará a observarse pasados 15 a 30 minutos luego de la administración y tendrá una duración de aproximadamente 24 horas, dependiendo de la intensidad de los síntomas que se quieren tratar y de la dosis administrada. La duración máxima de un tratamiento es de 7 a 10 días.

Nunca automediques a tu mascota

Efectos secundarios del meloxicam para gatos

Los gatos son muy sensibles a este medicamento y su organismo no es del todo efectivo para procesar este tipo de antiinflamatorios, de ahí que las dosis que se emplean son bastante bajas.

Por este motivo, se requiere que, como amo, tengas que estar pendiente de cualquier cambio en el comportamiento del gato o manifestaciones físicas anormales como: pérdida del apetito, diarrea y/o diarrea con sangre, vómito y/o sangre en el vómito, incomodidad, rascado constante, decaimiento, depresión y cambios de comportamiento.

Adicionalmente, a través de una valoración médica se pueden observar fallas renales, aumentos de las enzimas del hígado, convulsiones y úlceras en el tracto digestivo.

En caso de observar cualquiera de los anteriores eventos adversos, la recomendación es interrumpir de inmediato el tratamiento y acudir con el médico veterinario cuanto antes para un examen de tu gato.

Contraindicaciones del meloxicam para gatos

Si bien el principio activo de los medicamentos humanos y el que puedes usar con tu gato es el mismo, no se recomienda usarlos ya que las concentraciones pueden ser mayores en el producto de uso humano. El meloxicam no se debe emplear en animales que presenten alguna alteración del aparato gastrointestinal o renal, así como en gatos con fallas hepáticas, cardiacas o hemorragias. Tampoco se recomienda su empleo en gatos deshidratados o con disminución en la presión arterial.

Otras consideraciones a tomar en cuenta son:

  • No administrar junto con otros productos antiinflamatorios.
  • Algunos animales pueden presentar reacciones alérgicas al meloxicam o alguno de los ingredientes adicionales del medicamento.
  • No se debe usar en gatas gestantes o lactantes y tampoco en gatitos de menos de 6 semanas de vida o con un peso inferior a los 2 kg.
  • En gatos adultos mayores, la sugerencia es consultar con el profesional para que él pueda establecer la dosis y la frecuencia necesaria.

Sobredosis de meloxicam en gatos

En caso de sobredosis, la recomendación más importante es acudir prontamente al médico veterinario ya que tu gato podrá necesitar un tratamiento de acuerdo con los síntomas observados y tratamiento de emergencia con fluidos.

Precio al público del meloxicam para gatos

Precio en Argentina:

  • Gotas: $1.200 pesos argentinos aproximadamente.
  • Tabletas: $400 a 900 pesos argentinos aproximadamente

Precio en Chile:

  • Jarabe: $11.000 pesos chilenos aproximadamente.
  • Inyectable: $11.500 pesos chilenos aproximadamente.

Precio en Colombia:

  • Tabletas: $9.000 a 20.000 pesos colombianos aproximadamente.
  • Inyectable: $15.000 pesos colombianos aproximadamente.
  • Jarabe: $8.000 pesos colombianos aproximadamente.
  • Gotas: $10.000 pesos colombianos aproximadamente.

Recuerda siempre usar este y otro tipo de medicamentos solo bajo prescripción y supervisión del médico veterinario de tu mascota. Para evitar complicaciones por efectos adversos o sobredosis, nunca automediques a tu mascota. Los consejos publicados en Wamiz tienen una finalidad informativa y nunca deben ser utilizados como un sustituto a la consulta con un veterinario o especialista de la salud.