¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

El gato andino: características, dónde vive y causas de su extinción

Gato andino en el santuario de animales Cochahuasi

El gato andino hoy está en peligro de extinción.

© Luis D Romero / Shutterstock

El gato andino es uno de los gatos menos vistos y se encuentra en peligro de extinción. En 2020, fue avistado por última vez un ejemplar en Argentina.

Por Manuel Casado

Actualizado el 16/6/21 11:09

El gato andino vive en zonas montañosas de Argentina, Chile, Perú y Bolivia. O, al menos, así se cree que lo sigue haciendo.

El gato andino (Leopardus jacobita) es una rara especie cuyo cuerpo es mayor que el de un gato común. Su hábitat natural son los ambientes áridos, las altitudes que usualmente alcanzan los 5.000 metros sobre el nivel del mar y los vientos extremos de las cordilleras.

En la actualidad, se trata del felino más amenazado de América y solo se ha podido ver en 13 años un solo ejemplar en Argentina.

Nombre científico del gato andino

El nombre científico del gato andino es Leopardus jacobita y es una especie de mamífero carnívoro de la familia Felidae. También es conocido como titi, ​chinchay, osjo, gato lince o gato sagrado del Valle del Elqui.

Características del gato andino

El gato andino es un animal pequeño para la escala de felinos silvestres pero grande en comparación con los gatos domésticos. Tiene una presencia robusta y el largo de su corporalidad va de los 57 a los 65 cm, mientras que su peso ronda entre los 4 y los 8 kg.

En cuanto al pelaje, es denso y largo con manchas color café o rojizo-amarillento de diseño variable (fajas, estrías, puntos) sobre un fondo plomizo o grisáceo. También, llega a tener un aspecto atigrado con rayas continuas.

La cola es otro de sus distintivos: muy larga (66 a 75% del largo de su cabeza y cuerpo), gruesa y fajada con seis a nueve anillos oscuros que se van ensanchando hacia la punta.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Radio Mitre (@radiomitre)

Hábitat del gato andino

Las características de los ambientes donde vive el gato andino son los suelos áridos, la escasa vegetación, las temperaturas extremas y paisajes rocosos, ya que estos últimos significan un espacio dónde refugiarse y alimentarse.

¿Dónde vive el gato andino?

El gato andino vive en zonas de la cordillera de los Andes que atraviesan las regiones de Argentina (centro), Bolivia (oeste), Chile (norte) y Perú (centro), así como también el norte de la Patagonia Argentina.

Hoy se considera que su presencia se encuentra muy dispersa y, aunque la mayoría de los datos han sido recolectados a gran altura, puede vivir en lugares que van desde los 5 mil a los 6 mil metros de altura sobre el nivel del mar.

El gato andino fue visto por última vez en Argentina en 2020

Alimentación del gato andino

La presencia del gato andino depende de ciertas características propias de las zonas cordilleranas: el acceso cercano a reservas de agua y la presencia de parches rocosos, que sirven para albergar a sus presas. Su alimentación depende de los roedores, principalmente vizcachas de montaña o chinchillones, que aportan la mayor cantidad de la comida a su dieta.

Habilidades del gato andino

Al ser silvestre, el gato andino lleva una vida mucho más parecida a un felino salvaje que a un gato doméstico. Esto también influye en sus habilidades. Esta especie es capaz de saltar distancias de hasta 1.5 metros, su extensa y ancha cola le brinda un equilibrio extraordinario (por ejemplo, a la hora de correr a sus presas), su pelaje le permite una gran capacidad de camuflaje, es sigiloso y puede correr grandes velocidades en tramos cortos.

Beneficios del gato andino

El gato andino es un símbolo de las tribus originarias de la región donde habita. Para los pueblos quechuas y aymaras, significa “fertilidad y protección”, y se encuentra estrechamente vinculado a los espíritus de las montañas y al agua. Los grandes lagos como el Titicaca o el Chinchaycocha hacen referencia a su nombre en aymara (titi) y en quechua (chinchay).

¿Por qué está en peligro de extinción el gato andino?

El gato andino presenta una alta fragilidad de subsistencia en la actualidad. Esto se debe a que ha sufrido la pérdida y degradación de su hábitat por culpa de actividades extractivas, el turismo no regulado y el sobrepastoreo. Además, la caza por motivos tradicionales o casuales ha hecho mella en su situación, como también la reducción poblacional de sus presas o propagación de enfermedades.

De acuerdo con los países de distribución, los riesgos varían, pese a que su presencia se encuentra comprometida en todos. En Argentina, figura en la condición de “vulnerable”, mientras que en Chile y Perú su categoría es “en peligro de extinción”, y en Bolivia en “peligro crítico”.

El gato andino es apodado “El fantasma de los Andes

Último avistamiento del gato andino

La presencia del gato andino está confirmada en lugares como el Parque Nacional San Guillermo, la Región de Atacama, el Santuario de Animales Cochahuasi o la Reserva Nacional Salinas y Aguada Blancar, pero por su carácter esquivo y las regiones de difícil acceso donde vive históricamente ha sido complejo visualizarlo con frecuencia, lo que le valió el apodo de “El fantasma de los Andes”.

En enero de 2020, sin embargo, en la Reserva Natural Villavicencio (provincia de Mendoza, Argentina), las cámaras de monitoreo de la ONG Alianza Gato Andino, la Fundación Villavicencio y el Ministerio de Ambiente de la Nación Argentina detectaron dos individuos de gato andino. El último ejemplar en las cercanías había sido divisado recién en 2008.

La Alianza Gato Andino trabaja en la conservación del gato andino

Alianza Gato Andino

La organización que más se ha abocado a tratar la situación de la especie es la Alianza Gato Andino, fundada en el año 1999 por los investigadores Lilian Villalba (Bolivia), Mauro Lucherini (Argentina) y Agustín Iriarte (Chile).

Esta ONG cuenta con una red multinacional e interdisciplinaria de profesionales que funciona de manera exclusiva sobre la conservación e investigación de este felino a lo largo de sus cuatro países de distribución (Argentina, Chile, Bolivia y Perú).

Entre sus tareas se incluyen actividades de monitoreo del animal, programas de protección (brindan espacios protegidos y aplican medidas para erradicar la cacería furtiva) y trabajos en conjunto con organismos gubernamentales y no gubernamentales, además de comunidades locales.

Confusión del gato andino con el gato de pajonal

Usualmente, el gato andino es confundido con el gato de pajonal (Leopardus colocolo), ya que se trata de otro felino de tamaño similar que habita en regiones parecidas, aunque este cuenta con una distribución más amplia. Pese a que se ha investigado la relación competitiva por el territorio, no hay pruebas fehacientes que lo comprueben.