¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

Así es el carcinoma de celulas escamosas en gatos blancos

Gato blanco con ojos azules

Esta enfermedad es muy frecuente en gatos.

© Seregraff / Shutterstock

El carcinoma de celulas escamosas afecta sobre todo a gatos blancos. Ciertos cuidados, como el uso de protector solar, son claves para controlar su aparición.

Por Dra. Lina Sanz Aguirre, veterinaria especializada en medicina felina

Publicado el 25/2/21 14:22

El carcinoma de células escamosas es el tipo de cáncer de piel más común en gatos. La veterinaria Lina Sanz Aguirre, especializada en medicina felina, explica en entrevista a Wamiz Latinoamérica los pormenores de esta enfermedad.

¿Qué es el carcinoma de células escamosas?

El carcinoma de células escamosas o carcinoma espinocelular es una afección frecuente en gatos, estando más predispuestos los gatos blancos no albinos, los gatos blancos de ojos azules (que portan el gen del albinismo), los gatos rojos y diluidos de rojo y sus combinaciones (bicolor rojo - bicolor crema).

Independiente de esto, todos los gatos pueden cursar con carcinoma, independiente de su raza y color, y también se presenta en mucosas (oral, por ejemplo) y en huesos faciales.

Los gatos blancos tienen 13 veces más riesgo de desarrollar esta neoplasia (formación anormal en el cuerpo).

¿Dónde se presenta y reproduce más rápido el carcinoma?

Las zonas más afectadas de la piel en gatos corresponden a pabellones auriculares, plano nasal, párpados y en menor proporción el dorso interescapular, área temporal (dorsolateral al ojo), cuello, vientre y otros.

¿Cómo se presenta el carcinoma espinocelular cutáneo?

Respecto a su presentación en piel, estadísticamente es el proceso maligno más frecuente de la piel en felinos; es decir, 50 % de las neoplasias cutáneas. En perros bordea el 20% de las neoplasias cutáneas.

Los gatos blancos tienden a desarrollar carcinomas

¿Qué factores aumentan la aparición del cáncer en gatos?

El carcinoma espinocelular cutáneo aumenta su incidencia con la exposición a rayos ultravioleta, en climas áridos, latitudes más bajas y altitudes más altas.

¿Tiene cura el carcinoma en gatos blancos?

Si el diagnóstico es precoz y la cirugía se realiza respetando los 3 a 4 centímetros de margen (que en oído involucra extirpar todo el conducto auditivo y no solo lo que sobresale externamente), la sobrevida con buena calidad de vida suele ser muy buena.

¿Qué debo hacer si detecto a tiempo el cáncer en mi gato?

Como es habitual en oncología, un diagnóstico precoz permite optar a la posibilidad de curación. Es ideal, por tanto, apenas se detecte un proceso ulceroso (deprimido respecto a la superficie cutánea) o solevantado (como nódulo) o cualquier lesión abrasiva como una herida que no cicatrice dentro de una semana, que se realice una biopsia (método de diagnóstico de elección). Las citologías (improntas) pueden generar confusión con otros procesos dermatológicos.

Los carcinomas se estadifican (gradúan) y si el diagnóstico es precoz y están en fase in situ, sin traspasar la membrana basal, algunos se curan con fármacos del tipo acitretina y/o con cirugías de márgenes amplios.

¿Qué tan importante es la operación del carcinoma?

Se debe recalcar que el tipo de cirugía que se realiza es la clave. Recibimos en nuestro centro veterinario Opción Felina a muchos gatos inapropiadamente intervenidos, en que solo extirparon la porción saliente del pabellón auricular y en los cuales el carcinoma vuelve con gran agresividad.

¿Y qué pasa cuando el cáncer se diagnostica tardíamente?

Cuando el diagnóstico es más tardío —lo que es muy común en Chile— y el carcinoma es invasivo, siempre la cirugía con márgenes amplios es la primera opción; muchas veces requiere de injertos y debe ser realizada por cirujanos veterinarios con experiencia en cirugía oncológica.

Por ejemplo, en la afección del pabellón auricular, no debe extirparse solo el pabellón externo, sino que debe hacerse la ablación completa de la suba auditiva vertical y horizontal.

En el caso nasal, si la lesión no traspasa la unión mucocutánea, la planectomía (extirpación nasal amplia) es la mejor opción.

Después de estas intervenciones es ideal mantener controles periódicos y terapias adicionales.

Se recomienda el uso de protectores solares como prevención

¿Qué tipo de terapia adicional o combinada puede recibir mi gato?

Según cada caso, puede inducirse una remisión parcial de la lesión (disminuir su extensión y profundidad, así como definir de mejor modo los bordes) con fármacos antineoplásicos, ya sea en uso tradicional o metronómico, y luego realizar electroquimioterapia, crioterapia o cirugía.

La radioterapia también es parte de estas terapias multimodales. Si bien esta última no está accesible en Chile. 

¿Existe alguna terapia o tratamiento que se recomiende más para el cáncer en gatos blancos?

El hecho de que existan tantas alternativas en casos cuando la cirugía de márgenes amplios no es posible, nos indica que no hay ninguna que se pueda recomendar en forma absoluta.

La respuesta individual del paciente felino a la terapia propuesta es la que permite evaluar el pronóstico de incremento de calidad de vida y esperanza de vida. La crioablación y la radioterapia, por ejemplo, tendrán mejor resultado si se realizan precozmente y teniendo como base el conocimiento y manejo integral de ese paciente, sus comorbilidades (otras enfermedades), estado nutricional, control ambiental de su bienestar, entre otros.

¿Qué recomiendan los expertos para prevenir el cáncer de piel en felinos?

Primero, tener claro que todos los gatos pueden afectarse. Los gatos blancos (sean albinos o no), los rojos, los crema y los bicolor rojo y bicolor tortoiseshell (calicó o bicolor tortuga) son los más propensos.

Con estos últimos, lo ideal es considerar mantenerlos en régimen de confinamiento (indoor), instalar láminas protectoras de luz ultravioleta en las ventanas en que estos gatos gustan de ubicarse a descansar (láminas que se usan en familias con personas albinas), también usar protector solar de factor mayor de 30 - 50 SPF en áreas de la piel que lo permitan y donde no se genere lamido excesivo que pueda empeorar una abrasión cutánea (como es el plano nasal).

Por otro lado, estar atentos a cualquier herida que se cronifique, lesión ulcerosa (abrasiva) o solevantada para visitar al médico veterinario de cabecera.

Es ideal recordar que internacionalmente se recomiendan controles médicos anuales para gatos sanos hasta los 14 años y cada 6 meses a partir de los 15 años.

Si se realizan estos controles en centros veterinarios con profesionales dedicados a la medicina felina, será más probable, también, el diagnóstico precoz de carcinoma en áreas no tan visibles para los tutores, como es el intraoral.

Entrevista realizada por Natalia Messer.

Los consejos publicados en Wamiz tienen una finalidad informativa y nunca deben ser utilizados como un sustituto a la consulta con un veterinario o especialista de la salud.