¡Bienvenidos a Wamiz Latinoamérica! 🌎

Publicidad

¿Por qué mi gato no come?

Un gato mira su tazón de comida con poco apetito

Si tu gato no quiere comer, intenta darle agua.

© De Pixel-Shot / Shutterstock

¿Tu gato rechaza su alimento, está molesto o come en la casa de tu vecino? Hay muchas razones y aquí te las explicamos.

Por Dra. Liz Barton, veterinaria miembro del 'Royal College of Veterinary Surgeons' (MRCVS) del Reino Unido

Actualizado el 19/3/21 18:54

Los gatos pueden ser muy quisquillosos con la comida, especialmente si no se sienten bien. Algunos gatos simplemente se negarán a comer si no les gusta el sabor o la textura de la comida. Es decir, algunos prefieren la comida húmeda y otros la seca y, a veces, muestran una fuerte preferencia por una comida en particular.

Siempre que tu gato mantenga un peso corporal saludable, no habrá mucho de qué preocuparse. Pero ten en cuenta que es posible que se esté alimentando en otro lugar, por lo que quizá tendrás que preguntarle a tus vecinos. Si tu gato simplemente tiene bajo peso, habla con un veterinario, ya que puede haber una razón médica detrás.

La Dra. Liz Barton, veterinaria de la Universidad de Cambridge y miembro del Royal College of Veterinary Surgeons'(MRCVS) del Reino Unido, responde a las preguntas más frecuentes que hay sobre este tema. 

¿Cómo puedo hacer que mi gato coma?

No puedes hacer que los gatos coman, pero para probar si les falta el apetito porque no se encuentran bien o simplemente porque son quisquillosos para comer, trata de darles sus golosinas favoritas.

Si los gatos se deshidratan, pueden sentirse mal y con náuseas, así que asegúrate de que tengan suficiente acceso a agua fresca y anímalos a beber, por ejemplo, de una canilla/bebedero o con suplementos de electrolitos específicos para gatos.

Mantener la comida disponible todo el tiempo puede hacer que tu gato no la quiera, así que retírala si no la ha comido después de media hora y ofrécele comida fresca más tarde en el día.

Calentar la comida puede ayudar, ya que aumentará el olor. Esto es especialmente importante si tu gato tiene gripe y tiene la nariz tapada, ya que su sentido del olfato y del gusto puede verse reducido.

¿Cómo estimular el apetito en mi gato?

Hay dos estimulantes principales del apetito para los gatos: el Periactin® y la Mirtazapina®. Ambos están disponibles en tabletas, aunque la Mirtazapina® también se encuentra disponible en forma de gel para aplicar sobre la piel. La Mirtazapina® dura más tiempo y generalmente es más eficaz, pero puede tener efectos secundarios y no es apropiada para su uso en algunos casos, como la enfermedad hepática.

Habla con tu veterinario si tu gato no quiere comer

¿Cuál es el mejor estimulante del apetito para gatos?

Tanto el Periactin® como la Mirtazapina® son los medicamentos más recomendados, pero deben ser recetados por un veterinario, quien se asegurará de que los medicamentos sean seguros y apropiados para tu gato. Es importante no dar un suplemento para el apetito hasta que se haya descartado una causa más grave. El diazepam aumenta el apetito en los gatos, pero los efectos son de muy corta duración y hay otros efectos secundarios más marcados, por lo que no es apropiado para su uso únicamente como estimulante del apetito.

¿Qué debo hacer si mi gato no come?

Si tu gato no quiere comer, lo más importante es asegurarte de que esté bien hidratado, por lo que debes animarlo a tomar agua. Si su aspecto es brillante y sano, es posible que esté obteniendo comida de otra parte. De forma general, si come algo que le gusta, te podrás dar cuenta si tu gato es solo quisquilloso o realmente no come. Si tu gato está aburrido, se ve mal y no bebe, es importante consultar a un veterinario.

¿Qué puedo darle de comer a mi gato para que gane peso?

Si tu gato tiene bajo peso, asegúrate de alimentarlo con la comida adecuada para su edad y peso. Los gatos más jóvenes necesitan un mayor contenido calórico y los gatos mayores necesitan menos. Todos los gatos tienen metabolismos individuales, determinados niveles de actividad y otras fuentes de alimentos, por lo que las pautas de alimentación en los paquetes son solo una guía.

Trata de utilizar una guía de puntuación de condición corporal para evaluar si tu gato tiene bajo peso. Si es así, aumenta inicialmente su ingesta diaria de calorías en un 10 por ciento más cada semana para ver si su condición corporal está mejorando. De lo contrario, es importante consultar a un veterinario, ya que puede haber problemas mayores, especialmente en gatos adultos.

Nunca automediques a tu gato

¿Cuál es la mejor comida para hacer que mi gato suba de peso?

Una alimentación balanceada y en cantidades adecuadas es la mejor comida para que tu gato pueda mantener un peso corporal saludable. Los alimentos húmedos (en latas, bandejas y bolsas) contienen mucha agua. Las croquetas secas son más densas en calorías, por lo que generalmente son mucho más baratas que los alimentos húmedos. La mayoría de las personas combina el tipo de alimentación, aunque algunos gatos prefieren las croquetas y otros la comida húmeda. Es importante no dejar que tu gato engorde, ya que la grasa es muy difícil de eliminar y puede provocar numerosos problemas médicos, como diabetes, enfermedades hepáticas y artritis.

¿Qué alimentos le puedo dar a mi gato con bajo peso?

Si tu gato tiene bajo peso, es importante asegurarte de que está siendo alimentado con la comida adecuada para su edad y peso. Si no ingiere su comida, prueba con varias alternativas. Si come todos los alimentos que le das, trata primero de aumentar su ingesta diaria de calorías en un 10 por ciento más cada semana para ver si mejora su condición corporal. Si sigue por debajo de su peso, es importante buscar la ayuda de un veterinario, ya que podría haber problemas mayores de salud.

Las gatos más jóvenes necesitan mayor cantidad de calorías

¿Pueden los probióticos aumentar el apetito de mi gato?

Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, brindan un beneficio para la salud de tu gato. Los probióticos causan varios efectos positivos en el intestino, incluida la modificación de la flora intestinal, el fortalecimiento de la barrera intestinal y mejora del sistema inmunológico. Sabemos que la flora intestinal puede afectar el peso corporal de las personas, por lo que modificar la flora intestinal puede tener un efecto sobre el apetito de tu gato.

¿Cuándo debería hablar con un veterinario?

Debes consultar a un veterinario si tu gato tiene bajo peso y no come o si está aburrido y letárgico. Si tu gato no bebe, se trata de una preocupación urgente. Si tu gato come muy bien, pero aún tiene bajo peso, asegúrate de alimentarlo con la cantidad adecuada y el tipo de dieta correcta para su tamaño y edad, y si es así, habla con tu veterinario, ya que puede haber un problema médico subyacente.

Los probióticos pueden fortalecer el intestino de tu gato

¿Cómo hablar con mi veterinario sobre la mejor dieta para mi mascota?

La dieta es un factor importante en la salud de las mascotas. Se ha investigado mucho sobre la dieta ideal para una mascota, pero en la mayoría de los casos depende de las preferencias singulares sobre cómo quieres alimentar a tu gato y qué le gusta comer a tu gato. Habla con un veterinario y él podrá discutir contigo las opciones apropiadas para que las pruebes con tu gato.

¿Qué debo preguntarle al veterinario sobre los probióticos y el apetito de un gato?

Los probióticos pueden ayudar a equilibrar la flora intestinal. Por lo general, se administran para ayudar a reducir la diarrea en los gatos. Si tu gato tiene poco apetito, el veterinario querrá comprobar que se le está dando un tipo y una cantidad adecuada de alimento, y descartará cualquier complicación mayor. Los probióticos generalmente no se administran únicamente como estimulantes del apetito, pero el veterinario puede recomendarlos como parte de un tratamiento dependiendo de los síntomas y las causas que estén provocando la reducción de apetito en tu gato.

Los consejos publicados en Wamiz tienen una finalidad informativa y nunca deben ser utilizados como un sustituto a la consulta con un veterinario o especialista de la salud.